La Sagrada Familia: un barrio que ve desaparecer el comercio de sus calles

Un bajo comercial vacío en la calle de Sagrada Familia | quintana
|

El comercio en la Sagrada Familia no logra despertar. Este barrio coruñés es testigo desde hace más de cinco años de cómo los bajos comerciales se quedan vacíos. En la calle homónima de este distrito, su arteria principal, solo quedan cinco comercios abiertos y en la memoria de los vecinos de la zona todavía perdura la época en la que allí había librerías, tiendas de fotografía, bazares y mercerías, entre otros.


La realidad es muy distinta a día de hoy. Los carteles de “se alquila” y las telas y papeles tapando lo que un día fue un comercio reinan en la Sagrada Familia o la calle de Nuestra Señora de la Luz. Los que resisten en la zona son los bares y las tiendas de alimentación o panaderías, algunas de toda la vida y otras que han cogido el relevo de anteriores propietarios.


“Los comercios están cerrados casi en su totalidad. Lo que quedan son, sobre todo, bares abiertos. El problema que transmiten los comerciantes es que no se vende mucho y no es rentable”, asegura la presidenta de la Asociación de vecinos y comerciantes Paternidad-Sagrada Familia, Noemí Ferreiro. El problema no fue producido por la pandemia, como ocurre en otros barrios, sino que ya viene de largo. 


“Antes del covid ya habían cerrado muchos por jubilación y no había relevo para ellos porque no hay gente interesada en ocuparse de los comercios por aquí. La pandemia afectó un poco, pero no fue el principal motivo”, añade.


La presidenta de la entidad vecinal reconoce el sentimiento de “aislamiento” que hay en esta zona. “Antes había mercerías, zapateros, comercios básicos, pero ahora tienes que irte a Os Mallos o a la ronda de Outeiro para encontrar algo”, comenta.


Para impulsar la actividad comercial, explica, la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC) lleva tiempo tratando de encontrar una solución, “pero es complicado. Se preocupan por los bajos comerciales que están vacíos y son conscientes de que el barrio funcionaba mejor antes”. Ferreiro adelanta que los integrantes buscan a gente joven para que tome las riendas de la asociación, pero de momento no hay una gran respuesta.


Casas sin ascensor

Otro de los asuntos que más preocupa en la Sagrada Familia es la numerosa presencia de casas sin ascensor, como en la calle de Belén o Reyes Magos.


“Lo hablamos con la alcaldesa y con la concejala de Barrios, Diana Cabanas, que es una persona muy especial y buena con nosotros siempre, y nos dijeron que se iba a tratar de adecentar y reformar las calles de la zona, pero el covid paralizó todo”, concluye Ferreiro.

La Sagrada Familia: un barrio que ve desaparecer el comercio de sus calles