Fomentar las mafias

|

La mafia no nació en Sicilia porque unos aspirantes a bandidos se reunieran para cometer delitos, sino que surgió como una reacción a los abusos feudales de los dueños de las tierras, es decir, como una justa defensa ante las arbitrariedades que sufrían las familias campesinas, viviendo en un régimen de clara esclavitud, donde además del ahogo económico era normal la violación de esposas e hijas, por parte de los amos o sus servidores, sin que nadie sufriera castigo.


Con el tiempo, la mafia se convirtió en un poder y, en el siglo XIX, descubrió que ese poder le podía reportar beneficios económicos, y, con ellos, corromper a los poderes políticos.


Bueno, pues en España, si la dejadez del Gobierno y de la oposición siguen sin solucionar el grave problema de la ocupación ilegal de viviendas, es muy probable que nazca una mafia que luego será difícil de desmantelar. Yo mismo, si me ocuparan mi casa, no me metería en un proceso donde, además de lento, me iba a costar muchísimo dinero, sino que me pondría en manos de esas agencias que solucionan el problema en una semana a precios módicos.


Y, antes de que me denuncien por esta invitación a saltarse la Justicia, diré que es injusto que se tarden meses y meses en desalojar una vivienda; que es injusto tener que correr con las facturas de luz y agua de los delincuentes; que es injusto que, si ordenas cortar el suministro eléctrico, la Justicia -sí la Justicia- te imponga una multa de 2.000 euros por un delito de coacción. Y es injusto que te encuentres con la casa arruinada, y que tengas que invertir una cantidad de dinero de la que puede que no dispongas, porque los delincuentes, antes de marcharse, proceden a destrozar el piso que han ocupado. Sigan los políticos practicando la indulgencia y ayuden a que nazca la mafia española.

Fomentar las mafias