“El estado del barrio da pena”, clama un vecino de Pedralonga, harto del “abandono” que sufre

Parque infantil en el Lugar de Pedralonga | patricia g. fraga
|

Los vecinos de Pedralonga están cansados. Tanto que ya no quieren permanecer callados. José Antonio Pumares, residente en este distrito, asegura que las calles “dan pena”, algo que denota el “abandono” al que las tienen sometidas el Gobierno local.


Este vecino pone especial hincapié en el parque infantil que acaba de ser reformado. Dice que la gran presencia de tierra en el mismo supone un peligro para los más pequeños, además de que la maleza “impide acceder en muchas ocasiones”.


Críticas

“Lo que se ha hecho es un adefesio. Pusieron un muro de hormigón por un lado y madera en el otro, por lo que el parque está lleno de tierra, con el peligro que esto conlleva”, añade.


La falta de mantenimiento de los elementos naturales en este parque atrae, según Pumares, “bichos, y hay que acceder por el medio de los árboles, que están sin podar”. “Cuando ampliaron este parque, por una parte, pusieron todo cemento, y por la otra tierra en la que los animales hacen sus necesidades justo al lado de donde están los niños”, afirma.


También denuncia la falta de barrenderos. “Vienen quince o veinte minutos al día, por lo que no se hace gran cosa y seguimos abandonados”, comenta.


El tránsito por las aceras de la zona supone una incomodidad, explica. “Hay silvas por todo el camino, no se puede ni andar de forma normal”. En la misma línea, resalta el estado de la calzada y de las propias aceras. “Están todas levantadas y necesitan ser arregladas”. Si a ello se le une la velocidad a la que pasan los coches, “el cóctel es mortal”. El límite de treinta kilómetros por hora “no se respeta”, y es que los vehículos pasan por la carretera general, tal y como relata Pumares, “a más de cien”. Por todo esto, solicita al Ayuntamiento más atención para su barrio.

“El estado del barrio da pena”, clama un vecino de Pedralonga, harto del “abandono” que sufre