Indignación entre los vecinos de Eirís, con las calles del barrio invadidas por maleza

Una mujer camina por la parte de la acera libre de maleza en Eirís | PATRICIA G. FRAGA
|

En las calles de Eirís, además de asfalto y adoquines, se ha convertido en habitual encontrarse con un montón de maleza (ortigas, tojos, etc) fruto de la falta de limpieza y el abandono de la zona. Es una situación que los vecinos llevan tiempo denunciando, sin que de momento obtengan una solución al problema por parte del Ayuntamiento.


Así lo confirma Mónica Díaz, la presidenta de la asociación de vecinos del barrio, que no duda en asegurar que se sienten abandonados por parte de la administración. “Levan máis ano sen limpar. O normal nas zonas rurais da cidade é que esa tarefa se faga unhas tres veces ao ano, e unha delas antes do verán para evitar incendios”, lamenta.


Ante la pasividad municipal, a los vecinos no les ha quedado más remedio que intentar solucionar ellos mismos el problema con sus propios medios, algo que, naturalmente, no es una solución idónea. “Cada persoa limpa a parte que lle queda diante da súa casa, pero hai tramos nos que non hai ninguén que viva alí, e eses quedan totalmente abandonados”, explica Díaz. “Un tempo atrás, fixeron unha pequena limpeza na parte de Xuxán. Limparon pero deixaron todo tirado no chan. En Juan Flórez non se lles ocurre facer iso, pero aquí sí, porque como é a aldea, parece que non pasa nada se un día unha persoa o pisa e ten un accidente”, añade.


Sensación de abandono

En ese sentido, la representante de los vecinos señala que se sienten totalmente abandonados. “Temos a sensación de que non somos da cidade, senón algo que está pegado e xa está. De vez en cando teñen que facernos algo de caso, sobre todo cando hai eleccións, pero pouco máis”, afirma.


Las quejas por el hecho de que la vegetación invada las aceras no son meramente estéticas, sino que los vecinos advierten de que es algo peligroso. “Hai zonas moi estreitas nas que non hai xa espazo físico para que poidan pasar un coche e unha persoa”. Se estivesen limpas as cunetas, poderíase pasar sen problema, pero non é o caso”, confirma Díaz.


“Durante a pandemia, moita xente doutros lugares da cidade viña aquí a pasear, aos barrios, porque somos un espazo aberto e rural. Esto estaba cheo de xente, e era imposible camiñar sen rozarse coas herbas”, añade Díaz, que sigue a la espera de soluciones.

Indignación entre los vecinos de Eirís, con las calles del barrio invadidas por maleza