La emigración aumentó en seis municipios de las comarcas de A Coruña y Betanzos

Vista de una calle de Sada, uno de los seis municipios de las comarcas de A Coruña y Betanzos donde aumentó la emigración | AEC
|

En estos últimos días, el Instituto Galego de Estatística (IGE) actualizaba los datos de la emigración en el año 2020, el más acusado por la pandemia del coronavirus, que reflejan que en seis de los 19 municipios de las comarcas de A Coruña y Betanzos aumentó la emigración con respecto al año anterior, el 2019.

Los ayuntamientos en cuestión son Coirós, Curtis, Sada, Vilarmaior, Irixoa y A Coruña, que registraron un mayor número de vecinos que abandonaron el municipio para irse a vivir a otro punto de la comunidad, del país o del extranjero.


Así, en el caso de Coirós fueron 63 las personas que abandonaron en 2020 el término municipal, tres más que en 2019, de los cuales 55 se fueron a vivir a otro punto de la comunidad y los ocho restantes a otro punto del país. De los que se quedaron en Galicia, 18 optaron por la misma comarca de Betanzos.


En Curtis fueron 158 las personas que se marcharon, una treintena más que en 2019. De todas ellas 138 optaron por otro punto de Galicia (34 se quedaron en la comarca), mientras que las 21 restantes decidieron marcharse de la comunidad (siete al extranjero).


En Irixoa el aumento fue de diez personas, hasta las 48 que dejaron el municipio en 2020. 45 se quedaron en Galicia, de las cuales 44 lo hicieron en la propia provincia coruñesa, mientras que de las tres restantes, dos se mudaron a otro punto de España y la tercera a otro país.


En Vilarmaior fueron 39 las personas que emigraron, cuatro más que un año antes. De todas ellas, 34 se quedaron en Galicia y, concretamente, ocho permanecieron en la comarca brigantina. De las cinco que abandonaron el territorio gallego, una lo hizo para establecerse en el extranjero.


Mayor nivel poblacional

Tanto A Coruña y Sada, con mayores cargas de población, registraron mayores niveles de personas que emigraron el pasado 2020.


En el caso del municipio sadense, fueron 668, 29 más que en 2019. El 78% se mudó a otro punto de la comunidad gallega (521 personas), de las cuales 346 optaron por otro ayuntamiento de la comarca coruñesa. De las 147 que decidieron emprender un nuevo rumbo fuera de Galicia, 94 se decidieron por otro punto de la geografía española, mientras que los 53 restantes por uno de la geografía mundial.


En A Coruña el número de emigrantes aumentó de los 8.453 de 2019 a los 8.670 del pasado 2020. Dos tercios (5.728) se decidieron por otro punto de Galicia, de los cuales 2.833 ni siquiera se marcharon de la comarca. De las 2.942 que se marcharon de Galicia, 1.130 se fueron a otro país.

La emigración aumentó en seis municipios de las comarcas de A Coruña y Betanzos