Los hosteleros coruñeses recurren ante la Justicia la reducción de aforos

Un local de La Marina, con algunas de sus mesas inutilizadas por las nuevas restricciones | pedro puig
|

La Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de A Coruña presentó ayer un recurso en el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia para pedir la anulación de las últimas restricciones adoptadas por la Xunta para el sector.


La hostelería vuelve a estar limitada a los aforos que marca la Xunta para frenar esta quinta ola de la pandemia. Desde ayer, los establecimientos hosteleros de la ciudad, que se encuentra en nivel alto, no pueden superar el 50% de ocupación en sus terrazas y el 30% en el interior.


Se trata de una medida que ha generado mucha polémica en los últimos días, ya que ha sido la respuesta rápida del Gobierno autonómico ante el recurso del TSXG que ponía fin al requerimiento del certificado de vacunación o prueba negativa para acceder a los locales. Una rapidez que, para los hosteleros, supone un nuevo revés, sobre todo al coincidir con el mes de mayor nivel de facturación.


Reclaman según el presidente del colectivo, Héctor Cañete, la suspensión de todas las medidas. Si su demanda no se estima totalmente, los hosteleros piden que, por lo menos, se levanten los límites de aforo en terraza, las restricciones de horario y la prohibición de usar la barra. Además, Cañete asegura que el 89,2% de las empresas socias de la asociación (cerca de 1.200) preferían el certificado covid por ser “menos lesivo”. En este sentido, indicó que la obligación de pedir un certificado de vacunación o una prueba negativa suponía una restricción menor que las actuales. En La Marina, una de las zonas de mayor consumo durante los meses de verano, esta medida no ha sentado bien. Tachan de ineptitud a los políticos y rechazan la respuesta de la Xunta al considerarla “un berrinche”.


Castigo al sector

Así lo explica el presidente de la Asociación de Hosteleros de La Marina, Antón Sáez, quien piensa que se trata de una forma de “castigar” a la hostelería.


“La semana pasada salió el conselleiro de Sanidade diciendo que los contagios procedían, la mayoría, de reuniones familiares y en domicilios. No tiene sentido reducir el aforo, porque cuanto más cierra la hostelería, más reuniones hay en domicilios”, recalca.


Si bien con anteriores medidas decretadas en los pasados meses “las entendíamos y las respetábamos”, esta vez no ocurre lo mismo. “Se debe a una gran incompetencia que se paga con nosotros”. Agosto, además, “es el peor mes del año para que hagan esto”, y se notará a finales de año. “Lo notaremos mucho, sobre todo porque hay muchas empresas que están al límite. Lo que menos necesitamos es que se nos ataque”.

Los hosteleros coruñeses recurren ante la Justicia la reducción de aforos