La defensa de un sospechoso del crimen de Samuel pide su libertad

Uno de los implicados en el crimen, en su ingreso en prisión | quintana
|

Tras revelarse el lunes el secreto de sumario del homicidio de Samuel Luiz, lo que permite a los defensores de los sospechosos acceder al informe policial, José Ramón Sierra, abogado de uno de los principales implicados, presentó ayer un escrito ante la Audiencia Provincial de A Coruña en el que pide la libertad de su defendido, que se halla en prisión. Este abogado sostiene que “no se puede afirmar que hubiese golpeado a nadie”. “Dicen que se le mete preso porque ocultó lo del móvil y por el resultado de la autopsia”, sostiene el abogado. Las ruedas de reconocimiento practicadas con él, añade, “dicen que no golpeó a nadie”.

De su representado no solo se sospecha que participó en la agresión mortal del tres de julio, sino que también robó a la víctima. “El teléfono se lo ha llevado, pero eso no es un homicidio”, alega el letrado, y explica que se desprendió del dispositivo “por miedo”. Indica, como avanzó el lunes la Policía en una rueda de prensa, que otros detenidos borraron conversaciones de sus teléfonos, pero defiende que su protegido “jamás” ha ocultado contenido.

Sierra mantiene la inocencia de sus dos patrocinados, uno de los cuales se halla en prisión y el otro, en un centro de menores. Espera “que se haga justicia”, y considera que “ninguna de las pruebas de ADN” va a aportar algo sobre ambos.



Investigación


La Policía Nacional había entregado el lunes a la jueza instructora del caso pruebas de ADN que apuntan a los dos principales sospechosos de la paliza mortal que recibió Samuel Luiz. De momento, la cifra de detenidos es de seis, de entre 16 y 25 años. Cuatro son adultos, con tres varones en prisión y una mujer en libertad con medidas cautelares que no participó de forma directa en la agresión. De todos modos, la investigación no ha concluido y puede haber más detenciones.

En cuanto al análisis del ADN, fue realizado por un equipo multidisciplinar: Policía Judicial, y Científica, incluido un especialista en delitos tecnológicos, que se encargó de examinar los móviles de los sospechosos, de los que ellos habían borrado todas sus conversaciones para eliminar pruebas. La víctima recibió varios golpes que le produjeron la muerte, debido a traumatismos craneoencefálicos. Usaron dos armas: un objeto metálico y una botella de cristal. 

La defensa de un sospechoso del crimen de Samuel pide su libertad