Dos usuarios con el mismo destino: el taxi compartido

El concejal de Movilidad, Juan Díaz Villoslada (i), en la presentación de la app | quintana
|

La sociedad busca nuevas fórmulas de desplazamientos que sirvan para facilitar la vida de las personas. Optimizar el tiempo, conocer gente nueva y ahora también ahorrar. La aplicación móvil Compartaxi aterrizó este mismo viernes en la ciudad para ofrecer una nueva forma de usar el taxi. El mecanismo es muy fácil y funciona como BlaBlaCar, la aplicación para compartir viajes en coches privados.

Si una persona quiere ir a un destino (el Obelisco, por ejemplo), entra en Compartaxi, cuelga el viaje y otros usuarios se pueden unir hasta que el vehículo esté completo. Esta aplicación, además, permite tanto pedir el taxi como compartirlo. El coche podrá hacer varias paradas para recoger a los pasajeros, siempre con la regla de que el destino será el mismo.



La acogida


El servicio, desarrollado en colaboración con Radio Taxi, está disponible en más de 500 taxis, y si la carrera es compartida, se cobrará una comisión de sesenta céntimos.

Esta nueva alternativa, que busca competir con compañías con Cabify o Uber, es bien recibida por los propios conductores de servicio de transporte. “La gente se va a animar a usarlo mucho, sobre todo cuando se acabe la pandemia, porque por las noches para salir de fiesta hay destinos que son muy demandados, como Pelícano o el Obelisco”, aseguraba en la pasada madrugada del viernes un taxista que se localizaba en la plaza de Pontevedra.


“La gente se va a animar a usarlo mucho, sobre todo cuando se acabe la pandemia”, asegura un taxista 


Carlota y Mila, dos jóvenes que estaban esperando esa misma noche en la parada de la céntrica plaza a que llegase su taxi, todavía desconocían la existencia de esta nueva app. “La usaremos seguro porque muchas veces hemos tenido que quedar con amigas en un sitio cuando todas íbamos para allí. Ahora podremos ir recogiéndonos unas a otras y llegar juntas”. Además, en los grupos es muy habitual compartir taxi, aunque no de la misma forma. “Siempre solemos coger uno y hacer varias paradas dejando a gente, aunque claro, los destinos son diferentes y nos vamos quedando por el camino simplemente para compartir gastos”, sostenían las dos jóvenes.

Ayer se pudo ver por la ciudad un coche de la marca Porsche
Taycan eléctrico para promocionar la nueva experiencia de movilidad. Los interesados en probarla, además, pudieron subirse y realizar el viaje en este coche tan llamativo.

Dos usuarios con el mismo destino: el taxi compartido