Los tres detenidos como presuntos autores de la paliza mortal a Samuel no lo conocían

Altar en homenaje a Samuel en la avenida de Buenos Aires | quintana
|

Los tres jóvenes detenidos por el crimen de Samuel Luiz, dos varones y una mujer de entre 20 y 25 años, son amigos entre ellos pero no conocían a la víctima, informaron fuentes de la investigación.


Los tres, de nacionalidad española y vecinos de A Coruña, permanecían ayer en la Comisaría de Policía de Lonzas, donde están siendo interrogados a la espera de pasar a disposición judicial en las próximas horas.

Mientras, continúan las pesquisas con pruebas testificales e interrogatorios. Fuentes cercanas al caso aseguran que los agentes habían declaración hasta ayer al mediodía a 16 personas y estaba previsto que por la tarde lo hiciesen con otras cinco.


También los investigadores siguen visionando las imágenes tanto de cámaras públicas como privadas que hay instaladas en la avenida de Buenos Aires, con el objetivo de dirimir lo sucedido en la madrugada del viernes al sábado.


Según las fuentes consultadas, la investigación policial está “encaminada”, pero se va paso a paso y con rigor para determinar la responsabilidad individual de los presuntos autores en la muerte de Samuel.


No se descarta ningún móvil

Sin descartar ningún móvil de la agresión, fuentes cercanas al caso insisten en que los primeros indicios sobre lo que sucedió en torno a las tres de la madrugada del pasado sábado apuntan a una pelea que se inició en la calle a las puertas de una discoteca.


Una videollamada realizada por el joven de 24 años junto a unas amigas fue el detonante. Un chico empezó a discutir con Samuel al que reprochó que les estuviera grabando. Al enzarzarse ambos, salieron del local más amigos del presunto agresor que comenzaron a pegarle desde ese punto hasta la avenida de Buenos Aires, unos 150 o 200 metros de distancia, lo que desencadenó un tumulto de personas.


Por eso, diversas fuentes apuntan a que se practicarán más detenciones próximamente, algo que también aseguró ayer el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, quien incidió en que no se descarta ninguna vía de investigación sobre el móvil del crimen, “una de ellas la homófoba”.


La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, se mostró prudente ante el crimen de Samuel, el joven asesinado de una paliza mortal en A Coruña, y aseguró que se llegará hasta el final en la investigación. 


“Estamos hablando de la muerte de un chico joven, del sufrimiento de la familia, amigos y sociedad, es una agresión terrible”, dijo sobre el crimen.


Dolores Delgado afirmó “que se está avanzando con mucho rigor y mucha profesionalidad, sin descartar ninguna investigación”. También expresó, en la misma línea, “que se van a analizar todos los aspectos para determinar la calificación jurídico-penal de una acción”.


Las amigas de Samuel se mostraron “esperanzadas por cómo avanza la investigación” y “agradecidas” por todo el apoyo recibido. Así se expresaron ayer las dos jóvenes, que acudieron sobre las 11.00 horas de la mañana al cuartel de Lonzas a prestar declaración.


A su salida, aunque insistieron en la poca información que pueden facilitar “dado el estado de la investigación”, destacaron el papel del joven senegalés que, en un primer momento, trató de separar a Samuel de sus agresores, y confirmaron que él también fue una de las personas que en los últimos días prestó declaración.

Los tres detenidos como presuntos autores de la paliza mortal a Samuel no lo conocían