Trío de reyes

|

Quien primero abrió la baraja fue la señora Ayuso al preguntar por el papel de Felipe VI en el caso de los anunciados indultos. Casado quedó de piedra y Feijóo, que no quiere estar callado, repartió bendiciones entre uno y otro. Ya venía de vuelta el PP de la Plaza de Colón donde la asistencia de próceres de su partido brilló por su ausencia. Aquí otra vez don Alberto, que está a setas y a rolex, hizo otro corte de mangas a su jefe de files para, al tiempo, mostrarle a la distancia todo su apoyo.

Tal vez no recuerda ninguno que hace años el rey Balduino para no aprobar con su firma la ley del aborto en su país se inventó una trampa para no hacerlo: se dio de baja unos días y listo.

Invocando razones de conciencia renunció temporalmente al trono y esa ley, que despenalizaba el aborto, fue aprobada por el parlamento y por el gobierno. Fue muy criticado por los partidos políticos y la opinión pública. Varios parlamentarios socialistas le pidieron que abdicara por haber provocado una crisis constitucional. Tras esa maniobra, en su ausencia se aprobó la ley por parte del consejo de ministros. Estoy seguro de que el monarca español conoce la historia y no me parece que la tenga en estudio y menos que esté dispuesto a copiarla. El caso es que los monárquicos del PP, otra vez, lo meten en un lío al monarca. Tampoco le apoya su papá, .el Emérito, a quien Hacienda le descubre otra trampa: de nuevo, y no se ya cuántas van, se descubre otro paraíso fiscal. Este asunto, repetido con frecuencia, no merece el interés de las derechas. Naturalmente el PP tiene que ponerse de perfil con la mochila que arrastra su largo historial

Y, al rebufo de todo este “sindios” que se inventó el PP, ciento y pico mil ciudadanos se manifestaron en la Plaza de Colón para demostrar su rechazo a los indultos que estudia el gobierno.

Es curioso pues en este país y con la derecha al timón, se concedieron indultos tan contestados por la opinión pública como las relacionadas con los golpistas del 23-F, por citar un hecho destacado en nuestra reciente historia.

Esto de la memoria histórica tiene histéricos s mucho pero que tomen tila pues la historia no es un ejercicio de nostalgia o una forma de revancha cuando es una cuestión de justicia. La única manera de reparar un mal cometido a sabiendas.

Trío de reyes