“¿De verdad hace ya 30 años que pasó eso? No me lo termino de creer”

Stojadinovic, el héroe del partido; el incendio en la cubierta de Preferencia; el ambientazo que se vivió en Riazor | aec
|

Aniversario del ascenso a Primera del 09/06/1991


“¿De verdad hace ya 30 años que pasó eso? Es la hostia, no me lo termino de creer”, pregunta José Ramón nada más descolgar el teléfono para recordar uno de los momentos más importantes de la historia del Deportivo. Aquel triunfo contra el Murcia en Riazor el 9 de junio de 1991 que supuso el regreso de la escuadra blanquiazul a Primera, tras 18 años de sufrimiento, y el inicio de la época más exitosa del club.


“Recuerdo aquel partido con mucha tensión porque después de tantos años de espera y tantas decepciones, veíamos el ascenso como algo imposible de conseguir”, confiesa el mayor de los hermanos González Pérez.


Cierto, las frustraciones se habían convertido en el compañero de viaje de la afición deportivista desde que el equipo coruñés había abandonado la élite en 1973.


Tocó saborear la Tercera División en la temporada 1974-75 y la Segunda B (justo el lugar en el que nos encontramos ahora) en el curso 1980-81. Además, el conjunto herculino se había quedado a las puertas de Primera en varias ocasiones. La más reciente, tan solo un año antes de aquel 9 de junio de 1991, cuando el Depor caía en la promoción de ascenso contra el Tenerife, con un empate en el Heliodoro Rodríguez López en la ida (0-0) y una derrota en Riazor en la vuelta (0-1), con el gol de Eduardo Ramos a los 13 minutos.


“Esa temporada habíamos tenido el ascenso al alcance de la mano, pero se nos escapó”, relata Fran, quien considera que un año después se había dado un salto de calidad para volver a competir junto a los grandes.


“Se había hecho un equipo mejor, más experimentado, con jugadores con más nombre en la categoría, pero siempre hay ese temor de no conseguirlo. Jugar contra los mejores de España era un sueño que tenía desde pequeño y que se pudo cumplir. Pero también lo era para toda la ciudad porque habían sufrido mucho por las promociones que había jugado el equipo y que se habían torcido”, comenta.


20110531200936404 0001 18505914



Fichajes importantes

El mazazo de la campaña anterior llevó al club a afrontar un ambicioso proyecto con fichajes importantes como el del veterano delantero del Athletic Peio Uralde, los dos refuerzos del Mallorca, el ariete Zoran Stojadinovic y el central Alberto Albistegi, el portero del Sestao Yosu, el mediocampista argentino del Valladolid Ricardo Albis o el mediocentro internacional yugoslavo Kanatlarovski, por el que el Depor pagó 15 millones de pesetas (90.000 euros) al Estrella Roja.


La escuadra coruñesa se presentaba a la última jornada de Liga como tercera clasificada (en una plaza de la promoción de ascenso), pero dependiendo de sí misma para subir de manera directa. Eso sí, necesitaba ganar a un Murcia que llegaba como líder, con dos puntos de ventaja y al que valía el empate en Riazor.


“Veníamos con confianza porque poco a poco le habíamos remontado la ventaja al Murcia, que prácticamente tenía hecho el ascenso un mes antes y, sin embargo, fue pinchando y ese día se veía muy presionado también”, dice Fran, mientras que su hermano José Ramón admite que “no lo teníamos tan 

claro”.


“Es que el Depor llevaba tantos años para ascender, había vivido tantas frustraciones, que no lo teníamos claro. Nos faltaba experiencia. Además, sentíamos mucha presión porque vimos cómo se volcaba la ciudad, el tema de las hormigoneras... ninguno habíamos pasado por ese tipo de situaciones y creo que por eso estábamos tan nerviosos”, recuerda. Nervios que, según confiesa, hasta se apoderaron del técnico Arsenio Iglesias.


“Durante la charla de Arsenio se notaba mucha tensión, mucho nerviosismo (se ríe). Con la experiencia he aprendido que hay que disfrutar de estos momentos, estar relajados, tranquilos, pero la inexperiencia de todos nos hacía estar al límite. Nos mirábamos y estábamos todos muy nerviosos, hasta Arsenio porque tampoco se había enfrentado a muchas situaciones así. Éramos un equipo que íbamos creciendo, pero nos faltaba madurez”, argumenta José Ramón.


Arrancó el partido y a los tres minutos se desató un incendio en la cubierta de Preferencia que provocó el pánico entre los aficionados, que invadieron el terreno de juego.


“Fue una pasada lo que sucedió allí... cuando saltamos al campo, el incendio, que hubo que parar todo y volver a empezar... Como el resultado fue positivo, hasta nos vino bien”, narra Fran.


“Es increíble que en los partidos trascendentales siempre nos pasaran estas cosas, este y el de la Copa del Rey con el granizo”, explica su hermano con añoranza.


El árbitro González Lecue detuvo el encuentro, los bomberos tuvieron que intervenir y finalmente, el partido se retomó 48 minutos después.


20110531201058342 0001 18513418



“Salimos un poco nerviosos y tuve un error en un pase al portero que casi nos cuesta un gol”, recuerda el extécnico del Montañeros.


“A medida que pasaban los minutos, se vio que éramos mejores y creo que fuimos justos vencedores, aunque el juego no fue muy brillante, pero teníamos el partido controlado. El equipo fue a más durante la temporada y el Murcia se desinfló”, sigue José Ramón.


El primer tiempo finalizó con 0-0, después de que el colegiado anulara un gol de ‘Stoja’ por fuera de juego.


La figura del atacante serbio se engrandeció en la segunda mitad, cuando marcó un doblete. El primero, en el minuto 54; y el segundo tanto, que daba la puntilla al conjunto pimentonero, en el 76.


“Recuerdo el segundo gol porque el rival estaba volcado y les hicimos mucho daño a la contra —explica el mayor de los hermanos González Pérez— Pude hacer el 2-0 en un mano a mano con el portero, pero fallé, aunque estaba muy maduro por el desgaste, pero me habría gustado marcar”.


Fue impresionante todo lo que se vivió en la ciudad”, rememora Fran.


“Recuerdo subirme a la grada, ver a toda la gente abajo, cómo te abrazaba, a mi padre, mi madre... Fue una pasada. Era algo que se llevaba buscando durante casi veinte años e hicimos muy felices a mucha gente que no sabía lo que era estar en Primera, y yo el primero, que viniendo de un pueblo tan pequeño como era el mío, jamás imaginé poder jugar contra el Barça o el Madrid”, relata el actual director de la cantera del club blanquiazul.


“En mis inicios con el Depor había unos 3.000 o 5.000 aficionados en Riazor. Había más huecos que asientos llenos, pero poco a poco fuimos ilusionando a la gente y ese día estaba a reventar. Fue impresionante”, continúa el pequeño de los González Pérez.


“Yo tampoco me lo acababa de creer —narra José Ramón— Antes, solo televisaban el fútbol de Primera División y únicamente te daban un partido en abierto, que solía ser del Barça o del Real Madrid, así que veíamos aquello tan lejos, que no nos lo terminábamos de creer. Por eso, cuando Lendoiro dijo la frase ‘Barça, Madrid, ya estamos aquí’, yo pensaba, que le quiten la copa, pero la de vino (se ríe). Ya ves, y llegamos a competir con Barça y Madrid, a quedar por delante de ellos y quitarles títulos. A partir de ahí, creció la entidad e hicimos historia. Una locura”.


20110531201138495 0002 17443527



Tras la cima... la caída

Fue el inicio de una era gloriosa que se culminó con un título de Liga, dos Copas del Rey, tres Supercopas de España y cinco participaciones consecutivas en la Liga de Campeones —con una semifinal incluida— que ahora cuesta imaginar, desde la caída a la tercera categoría.


“Quién nos diese ahora la posibilidad de retroceder 30 años. La sensación que tengo es que nos ha hecho mucho daño la historia porque ahora, todo jugador que llega aquí se cree que se va a ganar con la gorra por el escudo, pero aunque la entidad es grande, el equipo es de Segunda B y hay que tener los pies en el suelo”, comenta José Ramón.


Su hermano coincide en ese argumento: “A veces pienso que ese pasado exitoso hace demasiado daño. Hay que olvidarse de la historia y centrarse en dónde estamos ahora mismo. Con apoyo y calma, creo que podemos regresar a Primera, pero todos los proyectos necesitan tiempo”.



El día que Riazor hizo propio el Rock del Deportivo

La banda coruñesa Cacahué, liderada por Gandy, grabó el Rock del Deportivo el 25 de mayo de 1987 y estrenó la canción durante la fase de ascenso a Primera División en Sestao. Pero aunque ya se había instalado entre el deportivismo, fue aquel 9 de junio de 1991 cuando Riazor lo acogió como propio y casi se convirtió en una seña de identidad. El tema sonó en bucle a través de la megafonía de Riazor durante los cerca de 50 minutos que estuvo detenido el partido tras desatarse el incendio en la cubierta de Preferencia. A partir de ahí, la mítica canción se convirtió en el himno oficial del conjunto blanquiazul y acompañó al equipo en la época más gloriosa de la historia del club.
Deportivo: Yosu; Albístegui, Djukic, Martín Lasarte, Sabin Bilbao; Gil, José Ramón, Aspiazu (Kanatlarovski, min.68), Fran (Albis, min.86); Villa y Stojadinovic.
Técnico: Arsenio Iglesias.

Murcia: ‘Tubo’ Fernández; Núñez, Manolo, Paco Sánchez (Clos, min.66), Juanjo; Ricardo, Correa, Eraña, Juanito; Comas y Aquino.
Técnico: Felipe Mesones.

Goles: 1-0, min.54: Stojadinovic; 2-0, min.76: Stojadinovic.

Árbitro: González Lecue. Amonestó con cartulina amarilla a Stojadinovic, Djukic y Lasarte por parte del Deportivo, así como a Comas, Núñez, Sánchez y Correa del Murcia.


La plantilla blanquiazul


Porteros: Yosu (37 partidos/-27 goles), Jorge (2/-5) y Julio Ares (-).

Defensas: Sabin Bilbao (38), Martín Lasarte (35) Albistegi (34/3 goles), Antonio (33), Djukic (5), Molinos (1) y Gustavo (-).

Centrocampistas: Fran (38/7), Gil (38/8), Aspiazu (34/3), José Ramón (32/3), Kanatlarovski (27/1), Albis (22/2), Mujika (19/1) y Santi Francés (-).

Delanteros: Villa (35/8), Uralde (31/15), Stojadinovic (28/9) y Manuel (1).

“¿De verdad hace ya 30 años que pasó eso? No me lo termino de creer”