La Universidad espera llegar al 90% de presencialidad en 2021-2022

Borrego entrega su premio a Pilar Sánchez, ganadora de la cátedra Emalcsa-UDC en categoría fin de máster
|

Con el curso recién finalizado, ya se está poniendo la mirada en el comienzo de siguiente. Por lo menos en la Universidad, cuyo rector, Julio Abalde. señaló ayer que se están analizando cuáles son las posibilidades de que el mayor número de clases posible se realice de manera presencial. “Creo, espero, que a situación mellore e por tanto podamos ira un nivel de presencialidade maior”. Se espera que la presencialidad, que en el pasado curso llegó al 60%, en el próximo ronde el 90%

Abalde reconoció ayer que habrá casos en el que la capacidad de las aulas no será suficiente como para mantener la distancia social, pero “serían moi residuales”. Eso quiere decir que el próximo curso se retomará la docencia presencial aunque tendrán que mantenerse algunas precauciones, como las mascarillas.

El rector ofreció estas declaraciones tras la entrega de los Premios Cátedra Emaclsa-UDC a los mejrores trabajos de fin de grado y máster relacionados con los sistemas de agua urbana, un acto que se celebró en el Parannfo de la Rectoría. Junto con Abalde se encontraban el teniente de alcalde, Juan Borrego, y el director general de Emalcsa, Jaime Castiñeira. A los premios habían concurrido 29 participantes. El Ayuntamiento destina, a través de Emalcsa, 50.000 euros anuales a esta cátedra desde 2017.



A mitad de capacidad


Actualmente, si la presencialidad ronda en torno al 60%, se debe a que todos los títulos tienen el primer curso presencial y luego también hay actividades interactivas y prácticas, muchas de las cuales conllevan el 100% de presencialidad,. Para evitar aglomeraciones, se marcan los horarios de tal manera que los alumnos no se congreguen al mismo tiempo, y los centros están al manos de la mitad de la capacidad en un día normal. “É algo non desexable”, reconoció Abalde.

El rector considera que el mayor efecto que han tenido las medidas preventivas en la comunidad universitaria no ha sido tanto en la calidad de la enseñanza como en el “cansancio psicolóxicoe social” tanto de los estudiantes como del profesorado, dado que se prolongó mucho tiempo el periodo de incertidumbre y cambios, así como no poder realizar una vida normal fuera de las aulas. “É moi complicado cando de aquí tes que sair para casa e non podes quedar sequera cos teus compañeiros”. 

La Universidad espera llegar al 90% de presencialidad en 2021-2022