El parque de Santa Margarita y la plaza de Vigo se convierten en el nuevo eje para los botellones

Agentes de la Policía Local, en la calle Torreiro en una imagen de archivo | Quintana
|

 El fin de semana volvió a deparar varios incidentes, todos concentrados en la noche del sábado, durante la que cada vez se registra más actividad, aunque todavía no se encuentra a los niveles previos a la pandemia. Uno de los fenómenos que ha vuelto, aunque con escasa fuerza, es el botellón, a pesar de que la Policía Local se esfuerza por reprimirlo. El sábado pasado, diez jóvenes que participaban en botellones fueron sancionados por la normativa sanitaria, por haberse reunido con no convivientes. El incidente tuvo lugar en la plaza de Vigo, a donde la Policía Local tuvo que acudir en dos ocasiones, y fuentes municipales señalan que el fenómeno se está volviendo más recurrente entre este punto y el de Santa Margarita. 


Eso no quiere decir que esta zona sea la única en la que se registren botellones. De hecho, el sábado por la noche la Policía Local también tuvo que acudir a la playa de Riazor y a la plaza de Lugo. Sin embargo, las autoridades matizan que el número de jóvenes no es muy grande, y que rara vez forman grupos mayores de veinte. “En cuanto ven a la Policía, se van”, aseguran. 


Locales 


También se registraron varias infracciones a la normativa en dos locales, uno en la ronda de Outeiro y otro en Marqués de Pontejos. El exceso de aforo, el permitir que entraran clientes que consumían de pie y que se mantuviera abierto pasada la hora de cierre fueran los motivos por los que la Policía Local los desalojó y sancionó a los responsables. Hay que recordar que el fn de semana pasado la Policía Local había realizado una inspección sorpresa de los locales de la calle Pontejos, sancionados a cuatro.


La Policía Local descubrió a seis sujetos ebrios que volcaron un turismo estacionado en  la calle de Ferrol


También se dieron incidentes más extraños, como el ocurrido en al calle Ferrol a las dos de la madrugada, donde un grupo de unos seis hombres, todos en diversos estados de ebriedad, tuvieron la ocurrencia de volcar un turismo estacionados allí.


Por lo demás, la del sábado fue una noche tranquila, en la que la Policía Local vigiló el estacionamiento indebido sobre todo en las zona centro, donde se acumulan los vehículos los fines de semana. En el caso del sábado, fueron siete los conductores sancionados por estacionamiento irregular. No todos recibieron bien la presencia policial, lo que desembocó en tres sanciones por invectivas a los agentes de la autoridad, coronando así la noche. 

El parque de Santa Margarita y la plaza de Vigo se convierten en el nuevo eje para los botellones