“Repsol podría utilizar el Puerto Exterior para más cuestiones que para almacenaje”

El Ideal Gallego-2013-10-16-004-bd2385c3
|

El presidente del Puerto es diestro en el arte de la retórica y eso se nota en las entrevistas. Evita comprometerse con fechas, esquiva perfectamente las preguntas molestas y sabe cómo dejar bien a los compañeros de partido. De hecho, asegura que confía en el compromiso de la ministra de Fomento para impulsar la conexión por tren a Langosteira, pese a la falta de fondos.

Supongo que estarán satisfechos de haber cerrado por fin el acuerdo.
Muy satisfechos, más que satisfechos. Era una carrera de fondo, un problema muy complejo que sabíamos que no se iba a resolver de inmediato porque las posiciones estaban muy distanciadas.

¿Cómo se ha conseguido rebajar las pretensiones de Repsol de 300 a 23,9 millones?
Si le contase eso, lo haría cualquiera (risas). Me llamó la atención que ayer el presidente de Repsol mencionó que no fue tan difícil, yo creo que fue un proceso complicado porque negociar con alguien que es tu principal cliente y al que corresponden más de la mitad de los tráficos del Puerto es difícil. Hay un equilibrio inestable que quieres mantener a toda costa. Aunque un tema que sí valoramos fue la posibilidad de obligar a Repsol al traslado. La Autoridad Portuaria tiene una potestad coercitiva de ordenarle el traslado y extinguir la concesión, pero no nos parecía una vía coherente y razonable, la descartamos porque nos iba a llevar a un callejón sin salida.

¿Juicios?
Claro, pero la colaboración de este año y pico con otras administraciones ha impulsado la operación.

¿Se le llegó a recordar a Repsol esa potestad?
Se dijeron muchas cosas, muchas veces. Una negociación es una partida de póker. La ley es muy clara, pero a la vez muy ambigua. La revisión de la concesión es un polinomio de cuatro parámetros con los que determinas esa cantidad indemnizatoria. Las peticiones iniciales era de 300 millones y ahora ni el 10%.

Insisten en que se ganará en seguridad, pero las gasolinas seguirán en San Diego.
El ámbito del acuerdo alcanza al 60% de los tráficos que maneja Repsol y son aquellos que la historia nos ha demostrado que generan siniestralidad. ¿Por qué? Porque los petroleros son de 100, 80 o 150 mil toneladas con lo cual tienen más porte, más calado, menos maniobrabilidad y más posibilidad de accidente. Y la historia siempre se repite. En la exportación hablamos de buques de 40 o 60 mil toneladas, y la probabilidad de accidente es mucho menor. Además, se trasladarán el coque y el azufre, dos graneles que también generaban interferencias en la ciudad.
Además de la licencia que solicitará en febrero, Repsol puede optar a 285.000 metros cuadrados adicionales ¿Para qué?
Repsol solicita una reserva de suelo de 30.000 metros cuadrados, más un rack de tuberías de 15.000, y además le vamos a posibilitar una reserva en el puerto de 285.000, el total de metros cuadrados serían 330.000. Si comparamos estos con los 98.000 que tiene en el puerto interior, estamos multiplicando por 3,5 lo que tienen. Eso nos puede dar idea de lo que tiene pensado hacer Repsol ahí. No quiere estar más sobrado, lo que quiere hacer son más operaciones y trabajar más cómodo.

¿Hablamos solo de aumentar almacenamiento o de incorporar nuevas actividades?
Esa pregunta había que hacérsela a Repsol, pero yo la tengo por una empresa bien gestionada, que tiene clara su estrategia. Hoy se invierte en almacenes lo menos que se puede, lo mínimo necesario, para rentabilizar la actividad, lo cual hace pensar que van a utilizarlo de plataforma para más cuestiones. n

“Repsol podría utilizar el Puerto Exterior para más cuestiones que para almacenaje”