El Depor pierde el norte

El Ideal Gallego-2014-01-20-027-abc6e07b


Era un día extraño por muchos aspectos extradeportivos. Finalmente acabó con derrota, sin el liderato, que es cosa anecdótica, pero es cosa. Con la despedida de Lendoiro sin una triste victoria que echarse a su jornada final Valerón en el equipo rival rodeado de cariño y dando pases que levantan suspiros, y con el Depor noqueado una vez más en su estadio. No hay gol. A ver si lo arreglan Toché y Salomao, que ayer vieron desde el palco a su nuevo equipo y las ocasiones que desperdició de llevarse algo más que abrazos del ‘Flaco’ .
El encuentro comenzó tedioso, a bajo nivel de intensidad. Vázquez optó por situar a Rudy acompañando a Luis Fernández en la media punta y ‘tapó’ las vías de agua con Seoane, Kaká y Teles. El Depor esperó a su rival para saber sus cartas y descubrió a la Unión Deportiva sin ninguna prisa por atacar, eso sí, moviendo la pelota con enorme calidad.
Sacudió un poco el partido una gran jugada coruñesa que, tras diez pases rápidos, plantaba a Rudy ante el meta, disparando con poco acierto en una buena oportunidad. A los nueve minutos Riazor sonreía con una acción de Luisinho en la que era derribado dentro del área en un penalti claro que el portugués buscó con ahínco. Luis Fernández transformaba el 1-0. Barbosa a punto estaba de parar el lanzamiento pero, finalmente, a media altura, batía al meta insular. Todo parecía ponerse de cara.
Sin embargo casi en la siguiente acción era Insua el que cometía la misma pena máxima que Nauzet se encargaba de transformar. 1-1. El partido comenzaba, de nuevo, superado el cuarto de hora.
Con Apoño distribuyendo desde la línea de centrales la Unión Deportiva volvió a sentirse cómoda y el Depor no rehusó la invitación a dormir el partido. Con ritmo cansino, mucha circulación y tímidas contras del equipo local el choque entró en un letargo que entre el respetable se entendía como un \“se lo dejan para la segunda parte\”.
Un disparo de Rudy en el 41 despertó el tramo final. Luis Fernández tuvo una gran oportunidad de marcar tras un error de Ayhtami en el 43. Se plantó sólo ante el meta Barbosa por el lateral de su área pero elevó demasiado la pelota y su disparo se marchó por encima de la portería. Con empate en el marcador se llegó al descanso.
Fernando Vázquez dio entrada a Wilk en la segunda parte para acompañar a Teles y el equipo ganó en consistencia y recuperación de pelota. El once blanquiazul metió una velocidad más al encuentro y comenzó a hilvanar jugadas de ataque.
En los diez primeros minutos 4 córners buscaron la meta amarilla y el dominio llegó a un punto de equilibrio pasando, incluso, el Depor a dominador, pero en el 65, con dos jugadores en fuera de juego, Valerón halló a Chrisantus, que a su vez se encontraba con el despeje de Lux. En el segundo rechace marcaba Aythami. Salvo ‘el Flaco’ los otros dos protagonistas estaban en situación antirreglamentaria, pero sólo en el inicio de la acción.
El Deportivo recibió el golpe y quiso reaccionar. La estadística era demoledora. El equipo de Vázquez acosaba y disparaba la meta rival y el canario marcaba en su primer tiro a puerta en muchísimo tiempo. Siguió peleando el cuadro coruñés. El entrenador dio entrada a Borja Bastón y jugó con todo. Y si pudiera haber puesto a alguno más seguro que lo hubiera hecho. El Depor tuvo dos ocasiones clarísimas entre una nueva lluvia de seis córners seguidos botados sobre la portería de Barbosa. Luis Fernández se encontró al meta, y Kaká a las nubes, a falta de un cuarto de hora para el final. En el 87 fue Antonio Núñez el que pudo empatar y en el 89, Wilk, culminando una gran acción personal, pero no hubo tiempo para más. El Depor lo dio todo pero no fue suficiente, además de por la mala suerte y un mal arbitraje (con dos penaltis reclamados por los coruñeses) porque el equipo está ‘justito, justito’. Esperemos que los necesarios refuerzos aporten su grano de arena.

1. ventaja efímera tras el penalti
A pesar de ponerse por delante en el marcador el Deportivo vio cómo sólo le duraba la ventaja cinco minutos, los mismos que tardó en igualar el rival.

2. todo apostado a la segunda mitad
Las dos escuadras decidieron dejarlo todo para la segunda parte casi como dando por bueno el reparto de puntos al final del primer periodo.

3. el rival no falla, el depor casi siempre
Tres disparos a puerta entre los tres palos y dos goles, aunque en el segundo los deportivistas pidieron fuera de juego de hasta tres canarios.

El Depor pierde el norte

Te puede interesar