Controlado el fuego de las Fragas do Eume tras quemar unas 750 hectáreas

Un brigadista trata de impedir que el fuego se propague jorge meis
|

El incendio que desde el pasado sábado arrasa el parque natural de las Fragas do Eume y que ayer todavía seguía activo, ya ha sido controlado.

Así se informó en la tarde de ayer desde la Consellería do Medio Rural e do Mar que cifraba en 750 hectáreas la superficie afectada, las mismas que desde el mediodía del domingo.

Y es que tal y como aseguró su responsable, Rosa Quintana, \“el incendio no avanzó en su perímetro desde la noche del sábado\”.

La Xunta desactivó también en la jornada de ayer el \“Nivel 1\”, un dispositivo decretado el pasado sábado como medida preventiva ante la proximidad del fuego a las viviendas y que se saldó con 200 personas desalojadas en el municipio de A Capela, de las que la mayoría ya habían regresado a sus casas el domingo.

La consellería desactivó el \“Nivel 1\” de emergencia y centró en la vigilancia y enfriamiento de la zona

En un comunicado, este departamento de la Xunta subrayó que el incendio, que comenzó el pasado sábado, \“continúa activo, aunque su perímetro está controlado\”, y reitero que ha quemado unas 750 hectáreas, según cálculos provisionales.

Sin embargo, la preocupación ahora se centra en las lluvias. Y es que el incendio en las Fragas do Eume provocará erosión, contaminación del río y difusión de especies invasoras del entorno de la fraga do Eume, que se propagan con facilidad, si se produjesen lluvias fuertes tras el gran incendio en este enclave natural. Así, lo indicó ayer el catedrático de Edafología de la Universidad de Santiago Francisco Díaz-Fierros explicó que la consecuencia más inmediata del fuego en la zona será la pérdida de nitrógeno, con la consiguiente reducción de la fertilidad en la zona quemada.

Sin embargo, el especialista explicó que lo más grave sería ahora que llegasen lluvias intensas, lo que no es improbable esta primavera, después de una temporada de sequía.

En ese caso, el agua arrastraría el suelo y, además, lo llevaría al río, que se encuentra con poca agua, en una situación más sensible a esta agresión.

El incendio que permanece activo desde el sábado a las 15.16 horas, calcinó 370 hectáreas de bosque autóctono, áreas de mayor interés de conservación de las fragas, según las primeras valoraciones hechas ayer por el conselleiro de Medio Ambiente Territorio e Infraestrutura, Agustín Hernández, momentos antes de mantener una reunión de trabajo con los alcaldes de A Capela, Cabanas, As Pontes, Pontedeume y Monfero.

Unas 200 personas de tres aldeas de A Capela tuvieron que ser evacuadas el sábado de urgencia y realojadas durante la noche mientras que el fuego también se acercó a las casas de otras parroquias al otro lado del río.

Pese a la mejoría de la situación, el gobierno gallego mantiene desplegadas sobre el terreno un total de 37 brigadas, 33 agentes forestales, 4 técnicos, 23 motobombas, 3 palas, 8 helicópteros, 7 aviones y efectivos de Protección Civil de Mugardos.

A este despliegue se le suman los 334 soldados de la V brigada de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desplazados el sábado desde León para combatir el fuego con 18 autobombas, 6 camiones cisterna y un centenar de vehículos de apoyo y comunicación.

Controlado el fuego de las Fragas do Eume tras quemar unas 750 hectáreas