Que alguien nos confine, por favor

|

en diciembre nadie quería ser el que nos dijera que no podíamos celebrar las fiestas navideñas en familia o con amigos. Y así nos fue. Y ahora que estamos pagando las consecuencias de la irresponsabilidad ajena y propia –aquí la culpa es compartida– nadie quiere ser el que nos meta en casa hasta que los contagios dejen de estar descontrolados. El Gobierno sigue en sus trece de dedicarse a la recomendación y dejar la restricción en manos de las comunidades, pero las administraciones autonómicas no tienen potestad para confinar, así que esta vez no puede quedarse al margen. Y necesitamos que nos confinen. Que alguien, quien sea, nos obligue a hacer las cosas bien. A nosotros solos no nos sale. Y al fin y al cabo, ellos son los que decidieron dedicarse a la gestión pública. Lo nuestro es criticar y más mal que bien, acatar. A cada uno le toca lo suyo; no todo iban a ser reuniones de mandamases y vehículo oficial. Venga, háganlo por nosotros, confínennos. Por franjas horarias y solo unas semanas, si quieren. Que vamos cuesta abajo y sin frenos. FOTO: salvador illa sale de la reunión del comité interterritorial de salud | ep

Que alguien nos confine, por favor