Un poco de “jarabe democrático”

|

qué bonito es eso de predicar con el ejemplo. Pero también es muy díficil. Que se lo pregunten a Juan Carlos Monedero que huyó a la carrera de un bar de Sanlúcar cuando los vecinos le dieron una de esas dosis de “jarabe democrático” que tanto le gustaban administrar a él. Desde luego, la actitud de quienes le increpan no es la mejor. Lejos de ello, no se pueden justificar nunca los insultos. Sin embargo, una máxima tan simple era la que en su momento tenían que haber aplicado los podemitas, convertidos por obra y gracia de su modus operandi en los máximos impulsores del escrache. FOTO: Juan Carlos Monedero | aec

Un poco de “jarabe democrático”