Recibir un poco de la propia medicina

|

¡qué bien se lo pasaba Pablo Iglesias cuando, junto a los suyos, se dedicaba a reventar actos de esos que consideraba fachas casposos! Él, que fue capaz de elevar el escrache a la categoría de arte, sufrió ayer, en propias carnes, la medicina que recomendaba a los demás alegando la libertad de expresión. Seguro que le dolió mucho que fuera en su propia facultad de Políticas en Somosaguas. Allí, un grupo de estudiantes intentó evitar su conferencia al grito de “¡Fuera vendeobreros de la Universidad!”. Curiosamente en la misma sala dónde él se lo hizo a Rosa Díez. Será el karma. FOTO: Estudiantes gritando a Iglesias | efe

Recibir un poco de la propia medicina