La dejadez se adueña de todos los rincones coruñeses

|

que A Coruña está dejada de la mano de Dios salta a la vista. Es suficiente con pasear por sus calles, jardines o plazas para comprobar cómo la suciedad, la maleza y el abandono se van apoderando de todos los rincones. La decisión de no utilizar pesticidas, sin haber ampliado, al mismo tiempo, las partidas para la eliminación de hierbas ha convertido los parques en selvas y hasta en las cunetas crecen frondosos matojos. Si a esto se le suma la falta de mantenimiento y atención y la acción del vandalismo, el resultado es el que se puede ver en el Monte de San Pedro, donde la sensación es la de estar visitando un escenario postnuclear. Su cúpula, ese magnífico mirador, está sucio, con los cristales rotos y los techos destrozados. Mientras, a pie de césped, el laberinto vegetal lleva más de un año cerrado, convertido en unos matojos desvencijados y caóticos. Es lo que pasa en uno de los parques de la ciudad, pero seguro que si el mismo paseo se realiza por cualquier otro, el resultado sería básicamente el mismo. Ojalá que el nuevo contrato que prepara la Marea para el servicio de jardines solucione esta situación. FOTO: El laberinto vegetal que ya no es nada | aec

La dejadez se adueña de todos los rincones coruñeses