A Coruña y Vigo son las ciudades gallegas con más personas centenarias

Un hombre mayor descansa al sol en el banco de un parque/AEC
|

La práctica totalidad de los municipios gallegos tienen vecinos de 100 o más años, según los últimos datos, por ayuntamientos, publicados por el Instituto Galego de Estatística (IGE). Con cifras, a enero de 2020, no llegaban a la treintena los ayuntamientos sin ninguna persona con esta edad.


De acuerdo con los datos provisonales publicados por el IGE a 1 de enero de este año, la población en Galicia asciende a 2.694.245 personas, de las que superan la edad de los 85 años un total de 136.444, de ellos 45.843 son hombres y 90.601 mujeres.


En la cifra de entre 80 a 84 años, sigue siendo más elevado el número de mujeres, aunque no con tanta diferencia. En concreto, de las 100.344 personas en este tramo de edad, 59.749 corresponden al sexo femenino y otras 40.595 son varones.


Además, el año pasado, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), Galicia se situó como la cuarta comunidad en España con mayor número de personas longevas, con un total de 1.823 años con 100 años o más.


Datos de municipios

Por ayuntamientos, las cifras son muy dispares, de acuerdo con la estadística recogida a este respecto por el IGE. En las siete ciudades, destaca Vigo, con 177 pesonas de cien años o más, con datos a enero de 2020; seguida de A Coruña, con 145; Ourense, con 83; Santiago, con 52; Pontevedra, con 42; Lugo, con 45 y Ferrol, con 32.


Entre los municipios pequeños, destacan Dozón (Pontevedra) que contabilizaba 18 personas de cien años o más. En Cerdedo-Cotobade figuraban 20 y en A Cañiza, 21. En Ourense, Beariz tenía 10 personas de cien años o más.


La provincia de A Coruña no registra tantos centenarios en municipios más pequeños y esas cifras se dan en ayuntamientos con más población como Oleiros o Narón. En la de Lugo ayuntamientos como O Saviñao, registraron 15, Pantón, 14 o Sober, 12, a cifras de enero del año pasado.


El caso de Sober

En declaraciones a Europa Press, el alcalde de Sober, Luis Fernández Guitián, remarca el hecho de que "con poco más de 2.000 habitantes" hayan superado en los últimos años la decena de centenarios, en su mayoría mujeres.


"La más mayor cumple el 23 de mayo 107 años", señala el regidor que apunta que en el municipio la media de edad es más baja que hace 10 años al quedarse a vivir matrimonios con hijos que antes se iban a localidades en las que trabajaban.


Con todo, y sobre los centenarios existentes --en el plazo de un mes fallecieron tres mujeres de las 10 que tenían cien años o más, pero cumplieron otras dos-- lo vincula con "la tranquilidad" del municipio y la actividad que estas personas siguen desarrolando pese a su edad. En concreto, cita el caso de una de ellas que aún atiende el teléfono en el negocio de su familia "y que va a la huerta a sacar hierbas".


"Están en un estado envidiable de salud", apunta sobre estos vecinos y vecinas. "Es el vino", asevera el alcalde cuando explica la razón que ellos mismos le dan al preguntarles por la 'receta' para llegar a esa edad, en una zona donde la actividad principal es la comercialización del vino de Amandi.


Imagen de la vejez

Por su parte, el presidente de la Sociedad Gallega de Gerontología y Geriatría, Miguel Ángel Vázquez, subraya que, proporcionalmente, "hay más longevos en Galicia que en otras comunidades", algo que vincula con el carácter rural de esta región y el "estilo de vida", que califica como "clave".


"Cuanto vamos a vivir depende fundamentalmente de nosotros mismos". "Hoy en día casi el 80% de las causas de una corta vida son atribuibles al estilo de vida, a cómo cuidas el cuerpo", indica vinculado el resto con la genética. Al hilo de ello, precisa que "tener abuelos longevos no es garantía de longevidad". "Hay mayor garantía por tu propia conducta".


"Los que tienen una imagen más positiva del envejecimiento viven más años", manifiesta también excluyendo las posibles enfermedades que puedan surgir e incidiendo en los perjuicios que ocasiona a la salud el "estrés crónico".


En el caso de Galicia, insiste en el papel del rural. "El contacto con la tierra", resume, a lo que añade el que muchas personas sigan manteniendo una cierta actividad física acudiendo, por ejemplo, a cuidar los productos que plantan.


"Tiene un claro valor el mundo relacional", asevera en la misma línea, apuntando, por el contrario, a las consecuencias que para la salud puede tener una "soledad no deseada". Asimismo, incide en la importancia de los "vínculos", en alusión a la familia, pero también a la relación con otros, como, según subraya, ocurre más habitualmente en el rural entre vecinos.


Y es que, sobre estos vínculos sociales y familiares, incide en "son los que te mantienen aquí, ser importante para alguien", expresa el presidente de la Sociedad Gallega de Gerontología y Geriatría, quien, por otra parte, apela a no "vaciar de contenido" el papel de los mayores en la sociedad actual.

A Coruña y Vigo son las ciudades gallegas con más personas centenarias