La Policía Local descubre una fiesta con 20 clientes en un pub del Orzán

Los pubs del Orzán llevan cerca de un año cerrados debido a la pandemia |Pedro Puig
|

Durante más de un año, la calle Socorro, que en su día fue el epicentro de la movida nocturna, ha permanecido en silencio, con el cierre obligado de los locales. Atrás quedaban las peleas a altas horas de la madrugada protagonizada por jóvenes ebrios, las infracciones de los locales y las redadas policiales. Sin embargo, en la noche del domingo al lunes, la Policía Local intervino, sancionando por primera vez a un local que había violado el cierre: hasta 20 personas estaban de fiesta a las dos de la madrugada.


Por fuera, el local parecía cerrado, porque la persiana metálica estaba echada. Fueron los propios policías los que tuvieron que levantarla, encontrándose con la fiesta en su momento álgido. El ruido de la música, que hacía un año que no se escuchaba allí, había alertado a los agentes de que algo estaba ocurriendo.


Un hombre ebrio fue detenido tras insinuarse e intentar tocar a una agente municipal en  la calle Socorro


Sin embargo, no se sancionó a ninguno de los clientes, sino al local en sí. “En estos casos, preferimos sancionar al establecimiento porque la multa es más grave y porque nos permite acumular faltas de cara a u posible cierre”, aclaró un agente. Hay que señalar que la Policía Nacional había actuado en la calle Socorro el fin de semana anterior, puesto que se habían denunciado peleas, pero los implicados habían desaparecido antes de llegar las primeras patrullas y no hubo detenidos. 


A tomar algo



En cambio, en la noche del domingo al lunes, sí que se produjo un arresto: fue a la una de la madrugada, según fuentes municipales, cuando dos agentes, un hombre y una mujer, descubrieron a un sujeto en un evidente estado de ebriedad en la calle y se acercaron. Quizá por el alcohol, el hombre no se encontraba de humor para colaborar. En cambio, sí que demostró dispuesto a insinuarse con la agente femenina, a la que según las primeras informaciones, invitó a tomar algo. 


Todo podía haber acabado allí, pero el sujeto tuvo la ocurrencia de tratar de tocar a la policía. El resultado es que fue esposado y trasladado a la Comisaría de la Policía Nacional, donde identificaron al sospechoso, de nacionalidad colombiana. 


También se mutó a un local situado en la playa por incumplimiento de medidas covid. Había numerosos clientes consumiendo de pie, bailando sin mascarilla y sin respetar la distancia de seguridad, según descubrieron los agentes. l

La Policía Local descubre una fiesta con 20 clientes en un pub del Orzán