El Ayuntamiento y Padre Rubinos rubrican la cesión de la antigua sede

Eduardo Aceña e Inés Rey con el convenio para la cesión de la antigua sede de Padre Rubinos
|

El Ayuntamiento y la Real Institución Benéfica Padre Rubinos firmaron ayer el convenio para la cesión de la antigua sede de la entidad, en la avenida de Labañou, que permitirá la instalación de un centro de baja exigencia que sustituya al clausurado Abeiro.


Con la constitución de este nuevo complejo de baja exigencia, el Gobierno municipal cumplirá con sus “obxectivos no eido dos servizos sociais”, tratando de dar cobertura a las personas más vulnerables, tal y 

como apuntaba la alcaldesa, Inés Rey.


La regidora indicaba tras la firma que, tras el cierre de Abeiro, “que non cumplía a normativa de seguridade”, tenía como reto la construcción de uno nuevo “que suplira as carencias do anterior”.


Sobre la puesta en marcha del nuevo servicio, la concejala de Benestar Social, Yoya Neira, recordaba que los “procedimientos administrativos llevan sus tiempos”, añadiendo que el proyecto se centra en la actualidad en la edificación y en el número de personas que podrían estar allí. “Calculamos que menos de un año no va a ser posible”, apuntaba la edila sobre la puesta en marcha, aunque apelaba a la “celeridad” con la que trabajarán, tildando de “prioridad” la creación de este centro.


A este respecto, el plazo de ejecución de las obras de la planta baja tienen un plazo máximo de ejecución que finaliza el último día del año 2022. El resto de la reforma, que se dividirá en varias fases, tiene un plazo máximo de diez años.


El presidente de la entidad benéfica, Eduardo Aceña, afirmaba tras la rúbrica que la “colaboración entre el sector público y el sector privado es la forma más eficiente y eficaz de dar respuesta a los problemas que se plantean en la vida de las personas”.


Aceña apelaba a este respecto a la “reducción de costes al erario público” que suponen colaboraciones como esta entre el Ayuntamiento y Padre Rubinos y, en concreto esta, que como recordaba resultará positiva para el erario público municipal.


Al respecto de la financiación del acondicionamiento, se explicó que se hará con fondos del programa Feder por un importe total de 523.000 euros.


Colaboraciones pasadas

Aceña recordaba tras la firma del documento que no es la primera vez que la institución benéfica Padre Rubinos se ofrece a la ciudadanía para mejorar alguna infraestructura.


Se retrotraía Aceña al año 87, cuando la entidad “ya había cedido parte de su superficie para lograr el trazado de la avenida de Labañou”. También recordaba la cesión de superficie que realizaron trece años más tarde, en el 2000, para el trazado del Paseo Marítimo.

El Ayuntamiento y Padre Rubinos rubrican la cesión de la antigua sede