A Coruña solo conserva la mitad de hoteles abiertos que antes de la pandemia del coronavirus

Una mujer sale de un céntrico hotel coruñés | patricia g. fraga
|

Los carnavales de 2020 fueron la última festividad que la ciudad de A Coruña (y casi todo el resto del mundo) celebró con normalidad. Febrero del año pasado fue el último mes que las cifras de la encuesta de ocupación hotelera del Instituto Nacional de Estadística (INE) pudieron medir sin que el coronavirus marcase la tendencia de los datos. En aquel momento en la urbe herculina había 65 establecimientos hoteleros abiertos. Un año después, quedan 33, es decir, la mitad.


El sector turístico está siendo uno de los que más sufre por culpa del covid-19, ya que no solo se ve afectado por las restricciones de aforos o distancias sociales, e incluso cierres sectoriales, sino, y sobre todo, por las de movilidad.


Ya no hay tanta gente que venga a la ciudad desde que se desató la pandemia y mucho menos personas que tengan que utilizar los hoteles para pernoctar. Apenas quedan los desplazamientos por motivos laborales o de extremada necesidad e ineludibles o, como mucho, los de residentes en la propia comunidad gallega –que permanece cerrada perimetralmente–, que no son los que más utilizan las plazas hoteleras, puesto que suelen regresar a sus domicilios al finalizar la visita.


Es por ello que las cifras del sector se han desplomado. Así, según la estadística del INE, los 65 establecimientos hoteleros abiertos en A Coruña a finales de febrero, se quedaron en 52 con el cierre de marzo, ya influenciado a partir de mediados de mes por el confinamiento domiciliario decretado para hacer frente al virus. Ahora ese número se queda en 33, es decir, casi la mitad de los que había antes de que la pandemia llegase a nuestras vidas.


Ocupación

Con el cierre de locales se desplomaron también las cifras asociadas a estos establecimientos: el número de habitaciones disponibles en la ciudad pasó de 2.783 en febrero a 1.823 en la actualidad; el número de plazas cayó de 5.131 a 3.369; y el personal empleado se redujo a la mitad, de 463 trabajadores a 214.


Algo semejante ocurre con el grado de ocupación, que en el caso de las plazas disponibles cayó del 45,28% de febrero de 2020 al 24,36% de marzo de 2021.


Todo ello unido, claro, a la caída de viajeros llegados a la ciudad, que se redujo aproximadamente a un tercio de lo que era habitual antes de la crisis sanitaria. De esta manera, la encuesta de ocupación hotelera revela que de los 30.375 viajeros que visitaron A Coruña en febrero de 2020 se pasó en marzo a 10.635, de los cuales tan solo 834 eran extranjeros, frente a los más de 5.500 de anteriores a la pandemia. Realizando una estimación diaria, cada jornada del mes hubo en la ciudad unas 340 personas de visita, frente a las más de mil que se registraban como turistas de todo tipo antes del inicio de la expansión del covid-19.


Ocurre lo mismo con las pernoctaciones, que cayeron un 62%, de las 67.532 noches que pasaron los visitantes en hoteles coruñeses hasta tan solo 25.514 este pasado mes de marzo. 

A Coruña solo conserva la mitad de hoteles abiertos que antes de la pandemia del coronavirus