Calviño mete a la banca en campaña

|

La vicepresidenta económica ha sorprendido a muchos con sus declaraciones extemporáneas sobre los ERE que han anunciado algunas entidades bancarias y los sueldos y bonus de los altos ejecutivos. Incuso ha llegado a pedir al Banco de España que les ponga coto. Cree Calviño que la situación económica del país no se corresponde con los elevados salarios que, a su juicio, cobran estos ejecutivos bancarios. Más bien parece que en La Moncloa andan como pollo sin cabeza ante las torpezas de su candidato Gabilondo y han decidido poner en la diana a la banca como reclamo electoral.


Es cierto que más de 20.000 trabajadores de la banca, la mayor parte de Caixabank, van a ser despedidos y decenas de miles de sucursales cerradas. El sistema financiero ha cambiado absolutamente su forma de trabajar. La mayoría de los ciudadanos, y mucho más durante la pandemia, se han acostumbrado a ir poco por la oficina bancaria. Hacer las gestiones online, hablar con gestores vía chat o mail o llamar por teléfono a la oficina es ya la forma mayoritaria de relacionarnos con nuestro banco. Parece de cajón que haya llevado a los bancos a plantearse el cierre de oficinas y el despido de miles de trabajadores. Eso sin contar, los cambios producidos en el negocio. Los márgenes se han estrechado, han aparecido nuevos competidores y la reconversión llama a sus puertas.


Lo más sorprendente de la reacción de Calviño y del Gobierno en su conjunto es que se hayan comportado como si, por ejemplo, el ERE de Caixabank les hubiera pillado de nuevas, cuando hace meses que conocían la operación de fusión de Bankia con Caixabank al ser el Estado accionista de la primera. Poco o nada me da la impresión de que pueden hacer desde el Gobierno o desde el Banco de España para fijar sueldos y bonus de directivos de empresas privadas, para eso están sus accionistas. Pero, es que tampoco es absolutamente verdad. Los ejecutivos de la banca se han bajado el bonus un 80% durante la pandemia y también los salarios. Claro que nos pueden parecer sueldos altos. También los de Messi o Ronaldo. Pero, esa no es la cuestión. El sistema financiero es la sangre para la economía de un país y deben ser dirigidos por personas solventes, capaces de manejar miles de millones, que deben cumplir una regulación muy estricta y hacerse fuertes y valiosos para ser competitivos. 

Calviño mete a la banca en campaña