Informes técnicos de hace años aconsejaban la tala de los 400 árboles eliminados

Los vecinos protestaban cuando se tala o poda demasiado un árbol, como los de Padre Rubinos | quintana
|

Una de las cosas que molestan más a los transeúntes es descubrir que solo queda un tocón donde antes se levantaba un árbol en su calle o su plaza favorita. La Marea Atlántica denunció recientemente que en lo que va de mandato de Inés Rey, se han talado más de 400 ejemplares, lo que ha suscitado indignación Sin embargo, desde el Ayuntamiento aseguran que cada una de esas actuaciones está justificada, y que sobre muchos de esos árboles existían informes de los técnicos botánicos que recomendaban su tala, ya desde el anterior mandato :”No se hizo, a pesar del obvio riesgo que existía para el público”, reprochan.


Algunos de estos árboles estaba secos, otros podridos, y otros padecían grafiosis u otras enfermedades o parásito que atacan a las distintas especies y que resultan inapreciables para el ojo inexperto, pero que debilitan al árbol hasta el extremo de que puede caerse una rama sobre un desprevenido transeúnte. Las mismas fuentes apuntan a que si no se hicieron las talas pertinentes durante el Gobierno de Xulio Ferreiro fue precisamente porque talar un árbol es una medida muy impopular. “Es más problemático cuando más viejo sea el árbol, porque cuando más tiempo forma parte del paisaje, son muy difíciles de cortar”, asegura un experto: “Se puede decir que adoptamos al árbol”.


16.500 ejemplares

conforman el patrimonio arbóreo de la ciudad, que está en crecimiento con las nuevas plantaciones


Desde María Pita aseguran que eliminar los árboles enfermos en una cuestión de responsabilidad, pero que eso no quiere decir que A Coruña esté perdiendo masa verde. “En este Gobierno se plantan dos árboles por cada uno que se tira”, aseguran las fuentes municipales. Eso quiere decir que, a día de hoy, existen unos 950 árboles nuevos. Si bien ha desaparecido de zonas como la avenida del Ejército, la ronda de Outeiro o, más recientemente, la plaza de Padre Rubinos, se van sustituyendo por otros nuevos. “De igual porte”, aseguran, aunque esto no es posible siempre en los árboles más grandes.


Anterior gestión

No es la primera vez que el Ayuntamiento critica la labor de la Marea Atlántica en materia de plantación de árboles, que lanzó durante el mandato anterior una campaña para reverdecer la ciudad con 1.500 árboles en la ciudad, y pensaba plantar 4.000 más. Pero se emplazaron ejemplares en prácticamente cualquier lugar, por muy inadecuado que fuese.


Ya en noviembre del año pasado, Esther Fontán, responsable de Medio Ambiente, confesaba que: “este trabajo es en el que estamos, un trabajo de rehacer lo hecho. Me cuesta mucho arrancar un árbol, pero no ha habido una buena gestión de plantaciones de árboles en mandatos anteriores”. Fontán criticó entonces la gestión de la anterior concejala, María García, por “anárquica”, “improvisada” y “poco adecuada al entorno”. 

Informes técnicos de hace años aconsejaban la tala de los 400 árboles eliminados