Las terrazas y los plazos de impuestos fueron los frentes comunes de las grandes urbes en 2020

Las terrazas hosteleras fueron objeto de beneficios municipales | pedro puig
|

El transcurso del pasado año cambió por completo la vida diaria de la práctica totalidad de la población, y a estos cambios no fueron ajenos los órganos de Gobierno, que tuvieron que tomar decisiones extraordinarias para hacer frente a la crisis sanitaria, social y económica que estamos afrontando. Los siete grandes ayuntamientos de la comunidad también tuvieron que echar mano de sus recursos administrativos para tratar de que los efectos fuesen un poco menos negativos. A grandes rasgos, los principales frentes comunes fueron la prórroga del pago de impuestos y tasas, así como los beneficios para las terrazas hosteleras.


El observatorio municipal gallego de la Red Localis ha aglutinado las principales acciones de los equipos de Gobierno de cada una de las siete grandes urbes para observar como afrontaron la pandemia.


Como ejemplo, el Ayuntamiento de A Coruña eximió del pago de instalación de terrazas y permitió su instalación, previa autorización, en las plazas de aparcamiento, en caso de no disponer de espacio suficiente en las aceras. Este tipo de ayudas a los establecimientos de hostelería para ayudar al consumo en exteriores se repitió en otras urbes como Ferrol, Lugo, Santiago de Compostela o Vigo.


Calendario fiscal

Aunque otro de los frentes comunes fue la modificación del calendario fiscal y las prórrogas en diversas tasas e impuestos de régimen municipal.


El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) o el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) fueron algunos de los prorrogados por los siete municipios.


En el caso coruñés, también se aplicaron descuentos en las tasas de recogida de basura para los negocios afectados, algo que se extiende a este año, con la reducción a la mitad de esta tasa o la de suministro del agua. Algo similar ocurrió en Vigo, donde se aplicaron bonificaciones y exenciones en las tasas de recogida de basura, agua o de los vados a los comercios y pequeñas y medianas empresas afectadas por la actual situación de pandemia que vivimos.


En el caso del municipio pontevedrés, por ejemplo, se suspendió el pago de impuestos municipales mientras duró el primer estado de alarma y, a continuación, se ideó un plan personalizado de pago para fraccionar en mensualidades los tributos.


Año en curso

Salvo Ourense, donde se mantienen las mismas actuaciones que en 2020, la ampliación de plazos de pago del IBI o del IVTM y los ajustes en las tasas de veladores, el resto han ido modificando sus planes.

A Coruña ultimó su primer Presco y comenzó a idear el segundo, mientras reformulaba la ordenanza fiscal y ampliaba sus medidas; Pontevedra creaba el Plan Supera; y Vigo, Ferrol y Lugo continuaron trabajando en las exenciones en los pagos de los tributos locales. 

Las terrazas y los plazos de impuestos fueron los frentes comunes de las grandes urbes en 2020