Bóveda: "La montaña rusa del fútbol, en el Depor ha tenido muchas cuestas para abajo y pocas para arriba"

Bóveda, en uno de los encuentros con el Deportivo
|

Uno de los capitanes del Deportivo, Eneko Bóveda, reflexionó con perspectiva sobre la temporada actual, los últimos años, la derrota ante el Langreo y el futuro en una temporada en la que cada partido se presenta decisivo, como el del próximo fin de semana ante el Numancia.


"La derrota de Langreo nos tiene que afectar, en todo caso, para darnos cuenta de que esto va en serio, de que aparecen dificultades semana a semana. El que pensara de que iba a ser camino de rosas,  que por ganar tres seguidos te convalidaban para ganar seis, pues no. Tenemos muchas ganas de jugar este partido que creo que es atractivo y bonito", dijo desde la Ciudad Deportiva de Abegondo.


La palabra final tiene menos fuerza por usarla tanto; es consecuecnia del formato de la competición de este año, cada punto tiene más trascendencia de lo normal


Por delante, una nueva final, un término desgastado. "Esa palabra tiene menos fuerza por usarla tanto. Es consecuencia del formato de la competición de este año, cada punto tiene más trascendencia de lo normal. Hablo con compañeros de otros equipos y la sensación es que cada partiodo determina un poco lo que va a ser tu futuro y el del club", precisó.


"Son tan pocos puntos y partidos que las categorías en las que vas a estar las diferencia un punto o un gol y eso lo tenemos que tener presente. En seis partidos te juegas una categoría. La fase anterior fue una locura con cuatro categorías en juego", recordó.


A vueltas con el formato, indicó que esta temporada los jugadores tienen "la sensación más que nunca de que cada partido es una final", que cada encunetro es "más determinante que una liga que se juega a 38-40 jornadas".


"Y todavía tocará sufrir. Se decía que la cosa estaba bastante tranquila, pero yo era consciente de que tranquila lo iba a ser poco porque hay pocos puntos en juego y un equipo enrachado puede sumar puntos y meterse", advirtió.


Se decía que la cosa estaba bastante tranquila pero yo era consciente de que tranquila lo iba a ser poco porque hay pocos puntos en juego


Esa inmediatez del formato, desgasta. "No sería el formato que yo elegiría para mi carrera deportiva cada año. A un jugador le gusta jugar, hacer números, y cuando ves que llevas 10-12 partidos jugados dices, pues vaya temporada. Tienes la sensación por el formato que es más de Copa del Rey que de liga. Sin darnos cuenta es que se va la liga. Vamos a jugar 24 partidos y eso te deja un poco a medias de todo. No podemos tampodo llenarnos de palabras o sentimientos negativos cuando hace tres días la sensación de todos es que estábamos en un camino nuevo que queríamos trazar. Lo que no puede pasar es, por ejemplo, que un gol del Langreo altere tantísimo el estado de ánimo. Yo estoy con mucha ilusión", confesó.


El traspié no ha mermado la confianza en lo que el equipo tiene entre manos. "La semana tuvo pocas diferencias con respecto a las anteriores en lo que se había planteado para el partido, nos encontramos dificultades o no supimos llevar a cabo de la mejor manera posible el plan propuesto, pero no dudamos del método ni de lo que nos acerca a la victoria. No se ha roto nada más que una racha, que tiene sus consecuencias para nosotros en la competición, pero en lo futbolístico, no", declaró.


Lo que no puede pasar es que un gol del Langreo altere tantísimo el estado de ánimo


El Deportivo lleva años instalado en una montaña rusa de resultados y emociones. "El fútbol se vive así, con mucho entusiasmo y decepciones, lo que pasa es que esa montaña rusa aquí ha tenido muchas cuestas para abajo y pocas para arriba y entiendo que cualquiera que lo viva con pasión y le afecte tenga sensación de sufrimiento continuo, pero porque al final los datos están ahí y les han dado muchos más disgustos que alegrías. Yo salgo aquí después de una derrota, pero no tenemos que estar cabizbajos, tenemos que tener equilibrio, por lo menos nosotros, no caer en mensajes de abatimiento, malas caras o lo que sea. El equipo no está nada mal, pienso que estamos bien y lo vamos a intentar demostrar en lo que queda y esta jornada. Por el hecho de haber perdido en Langreo no pienso que sea momento de pensar en todas las cosas malas que se ha hecho o convertir esto en una colección de funerales", arguyó.


No pienso que sea momento de pensar en todas las cosas malas que se han hecho o convertir esto en una colección de funerales


Bóveda, que tiene contrato hasta 2022, mira al futuro. "Sin meterme donde no me toca, porque no tomo ningún tipo de decisión, sí que creo que cuando un equipo acaba la temporada con algo bueno entre manos, con cosas positivas y cierta aprobación en todos los ámbitos es una ayuda para enfocar la siguiente temporada. Un buen final es una buena piedra para un buen comienzo. A mí, personalmente, además del objetivo urgente e importantisimo de la Primera Federación,  me gustaría que el equipo acabara agradando", zanjó.

Bóveda: "La montaña rusa del fútbol, en el Depor ha tenido muchas cuestas para abajo y pocas para arriba"