El funeral del príncipe Felipe tendrá lugar el próximo sábado en Windsor

Varias personas dejan ramos en Buckingham Palace | ANDY RAIN
|

El funeral del príncipe Felipe, fallecido el viernes a los 99 años, tendrá lugar el próximo sábado, día 17, en la capilla de San Jorge, adyacente al castillo de Windsor, anunció hoy el Palacio de Buckingham.


La ceremonia comenzará a las 14.00 GMT, cuando se pedirá a la nación que guarde un minuto de silencio en tributo al esposo de la reina Isabel II.


El féretro con el cuerpo del duque de Edimburgo permanecerá una capilla privada del castillo hasta la mañana del sábado 17, cuando será trasladado en una procesión ceremonial, acompañado por el príncipe Carlos, su primogénito, y otros miembros de la familia real.


El estandarte personal del príncipe, una corona de flores, su espada y su gorra de la Marina Real británica decorarán el ataúd de Felipe, cuyo funeral no será precedido por un velorio público, tal como fue su deseo.


Las exequias estarán limitadas por las restricciones en vigor contra la pandemia de coronavirus, que restringen los asistentes a funerales en Inglaterra a 30 personas. El deán de Windsor, el arzobispo de Canterbury y ocho portadores del féretro estarán también presentes en la capilla.


Un portavoz del Palacio detalló a los medios que la duquesa de Sussex, Meghan, que está embarazada, ha recibido la recomendación médica de no viajar al Reino Unido para asistir a la ceremonia junto a su esposo, el príncipe Enrique, quien sí estará presente.


El Reino Unido mantendrá el luto oficial hasta el día del funeral, un periodo que la familia real británica concibe como una ocasión para celebrar la "extraordinaria vida" del duque.


"Este es naturalmente un momento de tristeza y duelo para la familia real y para muchos otros que conocieron y admiraron al duque de Edimburgo", señaló el portavoz real, que recalcó que es también la oportunidad de recordar su "enorme contribución y permanente legado".


"Su influencia es mayor de lo que muchos podrían imaginar que era su papel de consorte", subrayó.


TRIBUTO

El Reino Unido rindió este sábado un primer homenaje solemne a la figura del marido de la reina Isabel II, el príncipe Felipe, que falleció ayer a los 99 años, con 41 salvas de cañonazos, una por minuto, en diferentes puntos de la geografía británica.


Desde las 12.00 hora local (11.00 GMT) y hasta 41 minutos después, los cañones en emplazamientos militares de Londres, Edimburgo, Cardiff, Belfast o Gibraltar, así como desde los destructores HMS Diamond y HMS Montrose, lanzaron disparos que fueron ofrecidos en directos por las televisiones.


Pese a que decenas de personas se congregaron cerca de alguno de esos lugares, como la emblemática Torre de Londres, la ceremonia se desarrolló con gran sobriedad, después de que el Gobierno hubiese pedido a los ciudadanos seguir las salvas desde casa debido a la pandemia.


Poco antes del comienzo de los cañonazos, la Casa Real difundió a través de sus redes sociales el extracto de un discurso de 1997 de Isabel II (con motivo de sus bodas de oro) en el que ésta explicó la importancia del duque de Edimburgo en su vida, acompañado por una foto de ambos.


"Él ha sido, simplemente, mi fuerza y mi apoyo todos estos años y yo, y toda su familia y este y muchos otros países, le debemos más de lo que él nunca reconocería o de lo que vayamos a saber", dijo.


Está previsto que en las próximas horas se den más detalles acerca del funeral del príncipe Felipe que, a petición del difunto, no será de Estado y se desarrollará en la intimidad del castillo de Windsor, donde ayer murió. 

El funeral del príncipe Felipe tendrá lugar el próximo sábado en Windsor