Ximo Puig se busca la vida con el permiso del Gobierno

El socialista Ximo Puig | aec
|

Buena se montó cuando se supo que responsables de la Comunidad de Madrid se reunieron con un responsable de la compañía que fabricará en España la vacuna rusa Spuntnik. La reunión se limitó a ver la posibilidad de agilizar la llegada a España de este fármaco, según explicó la propia Ayuso, lo que no impidió que fuera brutalmente atacada desde todos los foros y acusada de insolidaria y que querer suplantar al Gobierno. Ayer se supo que Ximo Puig, socialista él, hizo algo similar. Bueno, en realidad lo suyo fue mucho peor, ya que el presidente autonómico aseguró que gracias a su reunión con los responsable de AstraZeneca garantizó que Valencia recibirá dos millones de los veinte que la compañía mandará a España hasta el mes de septiembre. Él sí pidió para los suyos y se olvidó de los demás. Sí se saltó todos los protocolos, pero da igual, él es socialista y, en este país, parece que si uno es progresista puede hacer lo que le dé la gana, aunque con su acción perjudique al resto del país con el consentimiento de Moncloa.

Ximo Puig se busca la vida con el permiso del Gobierno