Lucho, muro inexpugnable

El portero de Barranquilla realiza una gran parada durante el partido contra el Pontevedra en Riazor (1-0), el primero de los cuatro duelos consecutivos que lleva sin recibir una diana | quintana
|

La presencia de Lucho García en el once ha enderezado el rumbo del Deportivo y ha ayudado a que el equipo recupere la seguridad defensiva.


El portero colombiano entró en escena después de que la escuadra coruñesa encadenara siete jornadas consecutivas sin ganar y, desde su aparición, la suerte del bloque blanquiazul cambió radicalmente.

En los trece encuentros anteriores, fue Carlos Abad quien se situó bajo palos. El guardameta canario encajó nueve dianas, ocho de ellas en los siete últimos duelos que disputó (precisamente, en esa racha negativa del equipo sin obtener el triunfo).


Rubén de la Barrera decidió cambiar al dueño de la portería y entonces dio entrada a Lucho García, que hasta ese momento solo había participado en las dos eliminatorias de la Copa del Rey, ante el CD El Ejido y el Alavés, y había recibido un gol frente a los vitorianos.


El cancerbero colombiano se estrenó en la liga manteniendo su portería a cero, ya que el cuadro herculino se impuso al Guijuelo en el estadio Abanca Riazor por 1-0.


A la semana siguiente, sin embargo, encajó un tanto en el 1-0 que le endosó el Racing de Ferrol al equipo coruñés en A Malata. Pep Caballé fue el artífice del triunfo racinguista a los 48 minutos del derbi.


Es el único gol que Lucho García ha recibido en la liga. Desde entonces, han transcurrido 402 minutos sin que el sudamericano haya tenido que sacar un balón de la red. Los 42 minutos finales del duelo con el conjunto ferrolano y los 360 en los cuatro partidos siguientes (los tres últimos de la primera fase, frente al Pontevedra, el Celta B y el Zamora, y el primero de la segunda fase, ante el Marino de Luanco).


En el 1-0 frente al Pontevedra, dos paradones de Lucho García en los minutos finales del encuentro permitieron a la escuadra blanquiazul hacer bueno el espectacular golazo de Keko Gontán en los primeros instantes del duelo.


En el 0-3 en Barreiro, el filial celeste apenas le creó peligro, aunque estuvo seguro bajo palos cuando le tocó intervenir. Eso sí, tuvo algún despiste en las salidas, aspecto en el que se muestra más flojo.


Tampoco tuvo demasiado trabajo en la cita que cerró la primera fase, frente al Zamora en Riazor (2-0), aunque demostró estar concentrado y activo.


Una gran estirada del guardameta de Barranquilla evitó un gol del Marino de Luanco en el minuto 44 del partido que abrió la segunda fase de la liga y que permitió a los herculinos mantener su ventaja sobre el Racing de Ferrol y el Numancia gracias al 1-0.


Seis presencias y cinco victorias (todas ellas sin encajar) para Lucho.

Lucho, muro inexpugnable