La ciudad estrena los nuevos horarios con ambiente por el día festivo pero con cierto recelo por la lluvia

La hostelería estrenó ayer nuevo horario, ampliándolo hasta las 21.00 horas | Pedro Puig
|

Ayer entraban en vigor los nuevos horarios y medidas restrictivas a causa de la pandemia, que fueron recibidas con buen ambiente en la ciudad, al tratarse de una jornada festiva, pero con cierto recelo a la amenaza de lluvia y con algún aspecto poco claro.


Las principales novedades de la jornada era que los locales de hostelería podrían abrir hasta las 21.00 horas, en lugar de hasta las 18.00 horas, algo que en principio fue bien recibido, pero sobre lo que los propios hosteleros mostraban sus dudas, tal y como afirmaban el pasado jueves al explicar que, por ejemplo, no tenían reservas para última hora porque la mayoría de los posibles clientes no cenan tan temprano.


Sin embargo, el día festivo favoreció el buen ambiente por calles y parques de la urbe, a pesar de las reticencias de muchos por la amenaza de lluvia durante la práctica totalidad de la jornada.


Al respecto de parques y calles, ayer también entraba en vigor la regulación de las reuniones, motivo de duda para muchos habitantes, que se seguían preguntando sobre qué poder hacer o no en grupo. A este respecto, desde ayer y hasta que se reevalúen las medidas el día 29 o 30 de este mes de marzo, las reuniones podrán ser de hasta cuatro personas, convivientes o no, en espacios públicos cerrados y de seis en los abiertos. No obstante, las reuniones en espacios privados, como pueden ser los domicilios, están restringidas solo a los convivientes, tal y como se recoge en la orden publicada en el Diario Oficial de Galicia (DOG) el pasado miércoles.


Controles

Las imágenes de las terrazas ocupadas se complementaba con la vigilancia policial con el objetivo de respetar la normativa para evitar contagios de Covid-19.


Y es que precisamente el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, recordaba ayer que serán más de 2.600 agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional los que realicen más de 1.700 controles en las vías gallegas durante este puente.


A ellos se suma la vigilancia ya habitual de los agentes de la Policía Local herculina, que ayer, por ejemplo, patrullaban por el entorno de La Marina, imponiendo multas por el incumplimiento de normas, como los tamaños máximos de reuniones o fumar sin las distancias requeridas.


Resto de municipios

La misma situación que A Coruña, con los locales hosteleros limitados al 30% en el interior y al 50% en el exterior, se encuentran los municipios de Bergondo y Culleredo, los tres en el nivel medio de restricciones.

Mientras tanto, Arteixo sigue un poco más limitado, ya que su hostelería solo podrá abrir las terrazas al 50% de su capacidad, aunque lo podrán hacer igualmente hasta las 21.00 horas.


El resto de localidades del área metropolitana se encuentran en nivel medio bajo, lo que permite que sus hosteleros abran el interior al 50% y el 75% de exteriores. No obstante, estas diferencias de nivel no impiden la circulación y permanencia entre todos estos ayuntamientos.

La ciudad estrena los nuevos horarios con ambiente por el día festivo pero con cierto recelo por la lluvia