Con el Depor-Celta B hay alegría para todos

Una muestra de deportividad | rcd
|

Lo del partido entre el Depor y el Celta B de ayer fue algo así como una noche electoral: todos ganan. Los seguidores celestes, como dejaron bien patente antes de que empezase el encuentro, están más que satisfechos al ver a su eterno rival en Segunda B, hasta mariachis llevaron a las puertas del campo; y un ataúd con los colores coruñeses. Luego, con el primer gol blanquiazul se les atragantaron un poco los chistes, con el segundo se les empezó a poner cara de funeral –propio, ahora sí– y con el tercero desearon haberse quedado en casa en lugar de ir a regodearse. El karma, ya se sabe. Pero siempre les queda el consuelo de que el Deportivo sigue dos categorías por debajo. De momento. Y mientras, la afición herculina se quedó con los tres puntos, la bocanada de aire de seguir aspirando a la pelea por el ascenso y la satisfacción de que el equipo volvió a salir de Vigo victorioso. 

Con el Depor-Celta B hay alegría para todos