Una caída de cascotes obliga a cortar parte de la calle de Rafael Dieste durante una hora

El brazo articulado ocupó gran parte de la calle | patricia g. fraga
|

Los Bomberos acudieron ayer al numero dos de la calle de Rafael Dieste, después de que se informara de que se habían desprendido varios cascotes de la parte superior del bloque de edificios. El aviso se dio alrededor de las nueve de la mañana, según confirmaron fuentes del parque de Bomberos, pero la operación, que debía ser rutinaria, se prolongó dos oras, y obligó a emplear la autoescalera de mayor tamaño que disponen los bomberos. .


En un primer momento los bomberos habían acudido con la autoescalera habitual, pero descubrieron que el bloque de viveindas, de nueve pisos, presentaba daños en la parte superior, así que optaron por marcharse y regresar al lugar equipados con el “Bronto”, el brazo hidráulico articulado de 42 metros, el más grande del que disponen, para lo que hubo que corta la calle al tráfico, por lo menos uno de los carriles, en una operación que llamó la atención del público. 


Los bomberos pudieron constatar el deficiente estado de la fachada, en la que el esqueleto de hierro asomaba entre los trozos de hormigón. “Se notificó a la comunidad de que debían llevar a cabo una reforma de la fachada, porque nosotros solo la saneamos para retirar todo el hormigón susceptible de caerse”, explicaron.


Olmos

Por otro lado, también se retiraron elementos que ofrecían riesgo de caerse en el número 25 de la calle Olmos. Eran elementos de protección de la fachada del edificio, que estaba en obras. Algunos se desprendieron y cayeron frente al edificio de enfrente.


Por lo demás, el mal tiempo de ayer no dejó ningún incidente digno de mención, a pesar de la alerta naranja. 

Una caída de cascotes obliga a cortar parte de la calle de Rafael Dieste durante una hora