La revisión de las viviendas del cruce de Solymar comenzará en unos días

Unos 50.000 vehículos circulan cada día por la N-VI, según los datos que maneja el Ministerio de Transportes | Javier Alborés
|

El Ayuntamiento de Oleiros anunció que en los próximos días se procederá a la revisión de las viviendas de Solymar. Los técnicos de la empresa encargada de construir el túnel previsto en esta intersección contactarán con los residentes para concertar las visitas a los inmuebles con la idea de “avaliar o estado actual das vivendas e locais comerciais con carácter previo ao inicio das obras”, indicaron desde el Gobierno de Ángel García Seoane.


Esta inspección, denominada “Protocolo de grietas”, consiste en “realizar unha revisión, que se rexistrará notarialmente, do estado que presentan as vivendas antes de que se proceda a executar as obras, para, deste modo, poder discernir se durante o desenvolvemento das mesmas se produce calquera tipo de dano nas edificacións situadas na súas proximidades e, nese caso, poder atribuír ditos danos ás obras” en este tramo de la Nacional-VI.


Así se proporciona a los dueños, desde el punto de vista legal, la posibilidad de reclamar cualquier daño que pueda derivarse de estas actuaciones, una de las obras más demandadas en los últimos años por parte de Oleiros.


Indicaciones

“Nestes días está a comunicarse a todos os veciños e veciñas que viven nas proximidades do cruce de Solymar que van acceder ás súas vivendas técnicos para levantar acta de como están os edificios”, apuntaron los responsables muncipales, quienes explicaron que “sacarán fotografías tanto nos pisos como nas zonas comúns por se houbera algún problema de deterioro coas obras do túnel, para que se paguen danos en caso de que se produzan”, añadió el Gobierno de Oleiros.


“Creo que é importante que cando os chamen colaboren, polo seu propio interese”, insistió el alcalde, Ángel García Seoane.


Las obras comenzaron hace dos meses y medio, después de casi veinte años de protestas y reclamaciones, con un acto al que asistieron el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, y el mandatario municipal, que “colocaron” la primera piedra en el cruce entre la N-VI y la AC-12.


El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana adjudicó las obras por 9,8 millones de euros y, con esta intervención pretende “mejorar la fluidez” de una vía por la que circulan 50.000 vehículos diarios, la N-VI.

La revisión de las viviendas del cruce de Solymar comenzará en unos días