Los problemas de los españoles

|

Los españoles para todos, menos para el CIS, tienen tres problemas acuciantes, obviando que el primero es la eficacia y credibilidad de este gobierno. Los que no iban a pactar, que el virus pasaría de largo, el número de muertos, las distintas versiones del affaire Delcy y la embajada en Bolivia y por si fuera poco el Aló Presidente y ministros.

El virus es muy preocupante, ahora el posible rebote, y como nadie se cree lo que digan Illa y Simó, la gente asustada sigue reaccionando muy bien, salvo casos minoritarios y puntuales. No fue culpa del gobierno, pero la imprevisión, falta de reacción y capacidad de gestión sí. Solo con ver la portada de El Pais del 30 de enero, es claro que  estaban informados. ¿Hay alguien de izquierdas que no lea su biblia? Pero era fundamental el 8M.

Otro motivo de preocupación es la situación económica a la que estamos abocados. Los continuos cambios y rectificaciones en el BOE, no inducen a pensar nada bueno. A día de hoy hay cerca de 700.000 personas que aún no han cobrado el erte. Es claro que el SEPE, no puede con todo. Pues contrata a una empresa externa para sacar adelante la tramitación, como hizo el gobierno entonces para agilizar Fogasa, que tenía demoras de un año y se solucionó. Pero era un gobierno que tenía claro el rumbo, que luchó para pagar las pensiones y que la gente pudiera comer (preparados pensionistas y funcionarios para lo que viene). Tratan ahora de solucionarlo con la populista renta mínima  sin control riguroso, que va a hacer efecto llamada. Ya tenemos otros mecanismos para dar de comer a la gente, incentiva esos y protégelos, pero no permitas fraudes.

Para solucionar el hambre es más importante dar trabajo a los que no estén impedidos y a esos ayúdalos. Pero ese es el tercer problema, escasea el trabajo.¿Quien va a querer contratar con el panorama que se presenta? La genialidad de poner 14 días de cuarentena al turismo, nuestra mejor empresa, la están celebrando los países competidores. La credibilidad de este gobierno no ayuda y las amenazas al capital tampoco. El extranjero no invertirá con esa incertidumbre económica y jurídica, máximo sabiendo que los bolivarianos en cualquier momento pueden decir ¡exprópiese!. El poner de rondón a Iglesias en el CNI, la retirada de la fragata, ya golpeó duramente a Navantia y las consecuencias que traerá. La vista de lince del Presidente que en enero dijo que Nissan no se iba, le estalla en la cara, con la vicepresidenta Rivero aireando que se va a cargar el gas-oil. La tantas veces incumplida promesa del estatuto electrointensivo, derrota a Alcoa. Lo peor de todo esto es que ellos no se llevan esas bofetadas, es el pueblo quien las recibe y pasa hambre. Preparémonos para una temporada larga muy mala y veremos si europa nos ayuda, pues lo prometido tiene que ser aprobado por unanimidad y hay muchos países a los  que no les gusta el comunismo y menos la dilapidación del dinero público. Aunque a los bolivarianos en esa situación les viene muy bien, con el apoyo de sus tv, decir al pueblo que la culpa es de los fachas y crear el caldo de cultivo para la revolución. Así hicieron en Venezuela y así están.

Los problemas de los españoles