UN PROYECTO ILUSIONANTE

|

Buena parte de culpa de que la Fábrica de Armas tenga ante sí una nueva etapa de futuro es de los trabajadores que, durante más de un año, han mantenido una constante movilización para conseguir que la factoría de Pedralonga volviera a reabrirse. Junto a ellos han estado las fuerzas políticas y sociales de la ciudad, que jamás han comprendido la decisión de General Dymanics de cerrar una planta dotada con maquinaria puntera y una plantilla especializada. Ahora, con la apertura de la nueva fase, y tal y como ya señaló el responsable del proyecto ganador, es normal que todos los antiguos trabajadores que se puedan recolocar vayan a formar parte de la plantilla que se contrate. Lo fundamental es que lo antes posible la factoría entre en producción y lo que ahora no es más que un proyecto ilusionante se convierta en realidad.

UN PROYECTO ILUSIONANTE