Bruselas traga con la ley antibulos

|

Brueselas le ha echado una mano y de las gordas al Gobierno. Resulta que a la Unión Europea, en el fondo, la música de la norma contra la desinformación parida por los gurús monclovitas no les suena nada mal. Es más, aseguran que cumple sus criterios. De entrada, la reacción de Europa es la normal. El texto, desde luego, no dice que vayan a llevar al paredón a los periodistas que no digan lo  que el Gobierno quiere. Ni tan siquiera se habla de cerrar medios de comunicación críticos (por mucho que Pablo Iglesias, seguro, haya insistido en ello). El problema, como siempre sucede en estos casos, no es la norma, es el modo en el que se aplique, así que tenemos tiempo para ver el uso que de la misma hace el Ejecutivo. 

Bruselas traga con la ley antibulos