UN REVUELTO FIN DE AÑO POLÍTICO

|

La política cierra el año en el área metropolitana coruñesa un tanto revuelta. Mientas en Sada, la ruptura entre el Partido Popular y los independientes que encabeza Ramón Rodríguez Ares deja el municipio en una situación en la que gobernar se hará difícil, en Oleiros, su alcalde y la Diputación siguen a la greña con acusaciones y contraacusaciones sobre las inversiones y las discriminaciones. Si a esto se le suma que en Cambre el PP también quedó en precaria mayoría y que en Bergondo la situación es similar para la alcaldesa del PSOE, lo que condiciona la gobernabilidad de ambos municipios, se ve que el panorama está convulso. Ojalá que las fiestas sirvan para calmar los ánimos de los políticos, que, al menos por la comarca, andan un tanto revueltos en este final de año.

UN REVUELTO FIN DE AÑO POLÍTICO