SAN FRANCISCO DE SALES

|

Mañana, celebra la Iglesia Católica la festividad de San Francisco de Sales y la familia periodística festeja a su santo patrono que fue obispo de Ginebra. Tiene el título de doctor de la Iglesia, es titular y patrono de la familia salesiana y también es patrono de los escritores. En virtud de lo dicho, la Asociación de la Prensa de La Coruña se reunirá en un ágape en el hotel Finisterre. Hablará el presidente y se espera la asistencia de 200 profesionales de la información. Habrá sorteo de obsequios, en tanto que el día 30 se entrega el premio Pérez Lugín en el ayuntamiento.

Francisco de Sales, saboyano de noble familia, estudió Derecho y Teología. Sus inicios como sacerdote los ejerció entre los pobres y también convirtió a no pocos calvinistas. Siempre decía: “La mejor manera de predicar a los herejes es el amor, aún sin decir una sola palabra de refutación contra sus doctrinas”. Fue nombrado obispo, pero siguió viviendo austeramente. Murió a los 56 años. Es considerado el santo de la amabilidad. Cuando en 1632 se exhumó su cadáver, se encontraba en perfecto estado y tenía elasticidad en los brazos, al mismo tiempo que una fragancia dulce emanaba del ataúd. Se dice que escribía de día hojas clandestinas y las metía por debajo de las puertas, de noche. Por esta razón, se ganó el título de “patrono de los periodistas”.

Entre sus obras podemos encontrar: “Controversias”, “Defensa del estandarte”, “Conferencias espirituales” y “Colección de sermones, cartas, tratados y opúsculos”.

Muchas de las frases del santo son aplicables a nuestra profesión, por ejemplo: “Si os halláis precisados a oponeros al dictamen de otro, hacedlo”; “Lo que se hace con precipitación nunca se hace bien; obrad siempre con tranquilidad y calma”; “La ciencia que sirve para hacernos orgullosos y que degenera en pedantería no vale más que para deshonrarnos”. Sería cosa de tomas recortes.

SAN FRANCISCO DE SALES