EL ENFERMO TIENE DÉCIMAS

|

El ministro Montoro habla de 0,7 décimas; el Fondo Monetario rebaja a 0,2 las décimas y el Banco de España (que de docto no tiene nada), reconocido el enfermo, firma que se trata de 0,1 décimas.
Y tanto Montoro como su chico en el banco dicen que con la medicina prevista (Presupuestos Generales del Estado) el enfermo se recuperará.  Él, su familia, su peña y el partido que le llevó al poder y al dinero en partes importantes ya están sanos, fuertes, gordos, cresos y con dinero aquí y allá, que la pasta no tiene patria.
¿Qué digo? Pues, por ejemplo, el PP obtuvo –según confesión propia– unos beneficios de casi diez millones de euros. En “A”, claro; que el otro no se declara y por eso en Baleares van a ir muchos de la “gaviota” al trullo. También, ¡cómo no!, fieles a su credo rebajando el sueldo (un 17%) al personal trabajador.
Claro que no están en crisis. Ya están recuperados. Lo anunció con timbales y trompetas el Banco de España. Entre los recuperados están los bancos, que ya nos costaron cuarenta mil millones y eso, compañeros, sí que nos pone de fiebre hasta los pelos.
Los presupuestos que anuncian la recuperación de España (de los españoles ni se habla) tienen previsto un horizonte con más parados más y más sacrificios.
Cáritas alerta un empeoramiento para el año próximo, mientras los empresarios piden una rebaja del impuesto de sociedades  
Así las cosas no se recuperará ni el empleo ni la solidaridad; se hundirá el consumo y solo mejorará la España de siempre. La de ellos. Para los de siempre: la banca, los especuladores, los defraudadores y los tiburones de la economía que han olido ya que este es un país en saldo.
Pero no se engañen. No se trata de un error. Es algo calculado. Es su estrategia ya conocida: destruir los servicios sociales y los derechos ciudadanos para convertirlos en negocio privado. Por ejemplo, las pensiones,  que serán entregadas a las compañías de seguros y la banca.
Nos habla de inversiones extranjeras a la busca de gangas. Bill Gates, por ejemplo, compró a 14 ganando en un día millones. Por su parte los vendedores, amarran la pela,  siguen con el ERE a la plantilla, pues bajó la inversión pública y otros cientos de españoles pierden el curro.
¿Sube la fiebre o no?

EL ENFERMO TIENE DÉCIMAS