Personas vulnerables

|

Cerca de 150 personas vulnerables, entre ellos niños, malviviendo en una nave industrial abandonada en Badalona. Un incendio de la nave ha costado la vida de varias personas. Ante esto habría que preguntarse sobre qué tipo de gestiones se han realizado desde el departamento de los servicios sociales municipales y desde la propia Comunidad Autónoma, pues eran conocedoras de la vulnerabilidad y precariedad en la que se encontraban todas esas personas, desde hace demasiado tiempo.

Esta triste realidad puede ser trasladable a muchas ciudades de nuestro país, donde se es consciente de las “okupaciones”, de naves, construcciones inacabadas o edificios abandonados, mayoritariamente por parte de personas inmigrantes o drogodependientes. Nunca pasa nada hasta que ocurre alguna desgracia irreparable, como puede ser la muerte de las personas. Aunque para muchas de las Administraciones Públicas, esas personas son de segunda o tercera categoría, sin derechos, y todo se queda en una mera anécdota, como las centenares de muertes de inmigrantes que el mar abandona en las playas del mediterráneo.

Nadie tiene derecho a juzgar la forma de vida de los demás ni tratar de motivar las situaciones como consecuencia de una presunta mala administración económica o de los hábitos de priorización de sus ingresos o gastos. Cuando hay una clara situación de vulnerabilidad o exclusión social  la Administración tiene que poner los medios adecuados para solucionarlo y no generar más problemas o burocracia a las personas.

Personas vulnerables