::::: DOMINGO :::::

|

 Habemus president

TENÍAN que haberlo escenificado como si del final de un cónclave se tratara. Primero una fumata, luego la salida al balcón de un funcionario quien muy serio anunciaría con un “Habemus president” que la suerte estaba echada y luego, en ese mismo escenario aparecería el alcalde de Girono, Carles Puidemont, cubierto con una estelada dando la bendición urbi et orbi a todos los independentistas. La cuestión es que al final la CUP, como si de San Jorge se tratara, ha logrado derrotar a su dragón y Artur Mas ha dado un paso a un lado en aras de que el proceso secesionista no encalle. Renuncia a estar en el Govern pero no aclara si dejará su acta de parlamentario. Es obvio que si lo hiciera perdería esas ventajas que otorga el ser un aforado y teniendo en cuenta lo que se le puede venir encima por parte de algún juez españolista, lo normal es que Mas se trague su orgullo y no renuncie. De lo demás, de lo que suceda ahora en Cataluña, nadie tiene ni idea. Habrá que esperar.

 Entre lo que se quiere y lo que al final se tiene

LOS diputados electos de En Marea tienen que tener un pitoniso de lo más atinado. De lo contrario no se entiende la seguridad con la que afirman que constituirán un grupo propio en el Congreso. Y es que tanto optimismo choca, de entrada, con la realidad que presenta la aritmética electoral que, según muchos expertos y algunos neófitos, conducirá irremediablemente a que se celebren nuevas elecciones en España. Y, si por eso fuera poco, en el hipotético caso de que Mariano Rajoy o Pedro Sánchez fueran capaces de conseguir los apoyos suficientes como para lograr la investidura parece bastante evidente que no consentirán los beneficios que reportaría a Podemos dividirse por los escaños del hemiciclo como si de una ameba se tratara. De un lado económico, ya que incrementarían sus dietas, y del otro de presencia, ya que ganarían tiempo en las intervenciones. Parece difícil que se cumpla su deseo.

 La dura negociación de las cuentas

XULIO Ferreiro y José Manuel Dapena se afanan estos días en buscar una acuerdo que permita que A Coruña tenga lo antes posible un presupuesto para el año en el que ya vivimos. De entrada, parece que los socialistas están molestos y quieren que el mareante les explique los recortes que su Gobierno ha emprendido. Hay personas cercanas a las negociaciones que aseguran que estas no solo no son fáciles sino que, además, todavía están muy lejos de un acuerdo. El tiempo lo aclarará. 

 En Galicia siempre llovió con ganas

NO deja de tener coña que en esta tierra, en la que siempre ha llovido, llegue un temporal y se inunden ciudades, se desborden ríos y se aneguen carreteras. Parece evidente que algo se está haciendo mal, garrafalmente mal. No se puede culpar a las recien inventadas ciclogénesis ni a las corrientes húmedas tropicales, la realidad es que la mano del hombre está detrás de esta caótica situación creada.

 El todavía inescrutable futuro político de Alberto Núñez Feijóo

FEIJÓO sigue deshojando la margarita y, hasta el momento, lo único que parece claro es que no habrá un adelanto de las elecciones autonómicas. A partir de ahí, todos son incógnitas sobre su futuro y sobre su posible intento de repetir mandato. Es evidente que todavía no toca, sobre todo teniendo en cuenta que los catalanes acaban de conseguir un pacto in extremis y parece que en España, en caso de que no haya que repetir los comicios, va a suceder algo similar. Y a lo mejor hay que buscar el motivo a la negativa de aclarar su futuro en el todavía misterioso futuro del Gobierno de España. Núñez Feijóo es un hombre de partido, dispuesto a lo que los suyos le pidan y es muy posible que, dependiendo de cómo vayan las negociaciones de Rajoy y Sánchez, su futuro esté más allá de Piedrafita.

 Gómez Besteiro se pone manos a la obra de cara a las autonómicas

QUIEN parece que quiere adelantarse al futuro es José Ramón Gómez Besteiro. El todavía secretario general de los socialistas gallegos ha decidido que un comité extraordinario de su formación fijará en febrero el calendario de las primarias. Él aspira a convertirse en el cabeza de cartel del PSdeG en un proceso que estará abierto a toda la militancia. Sin embargo, y curiosamente, quién tiene la llave de esa posibilidad no es, que se sepa, ni tan siquiera simpatizante. La jueza De Lara será la que determine su futuro.

 Comienzo de año con las tradiciones subidas

LOS políticos son muy dados a realizar brindis al sol y a la demagogia, por aquello de que se hace al mismo tiempo la ley y la forma legal de evitarla. Las ordenanzas fiscales de Ferrol van a gravar con más impuestos a las empresas, que ya ha desatado la alarma entre ellas por aquello de los puestos de trabajo directos y los infinitos indirectos, pero si la creación de empleo va viento en popa, habrá un descuento. Las firmas departamentales comenzaron el año con el IBI y el IAE más caro, en consonancia con las tradicionales subidas del primero de xaneiro. No se sabe si así se pretende dinamizar el sector empresarial, pero por un lado se llama a la puerta de multinacionales para que inviertan en la zona, mientras por otro se suben los gravámenes.

 Las elecciones a la CEG se inician con duros ataques

TODOS aquellos que pensaban que las elecciones a patrón de los patrones gallegos iban a ser de guante blanco estaban muy equivocados. Justo coincidiendo con el banderazo de salida se han abierto las hostilidades y el primero en marcar diferencias con su rival ha sido José Manuel Pérez Canal, que ha acusado a Dieter Moure de realizar una oposición destructiva y de ser desleal y conflictivo. Palabras fuertes que seguramente serán pronto respondidas por el otro aspirante, si bien, si se cumple lo asegurado por Pérez Canal, tiene bastante poco recorrido en esta carrera. Según el responsable de aceites Abril, Fontenla, el mandamás de los empresarios coruñeses, ya le ofreció su apoyo. Es decir, que si A Coruña, con todos su votos, se decanta tan claramente por uno de los candidatos, las elecciones tienen un resultado más o menos cantado.

::::: DOMINGO :::::