Un okupa agradecido a Iglesias

|

Por más que la realidad lo desmiente, uno piensa que una persona que forma parte de un Gobierno tiene que tener, al menos, el sentido común para saber que sus palabras pesan más que las de cualquier otro ciudadano. Pero se ve que no. El vicepresidente es de los que suele hacer gala de su espíritu incendiario y hace unos días, en el Congreso, aseguró que en España no hay un problema de okupación, apuntando que todas las okupaciones son de viviendas que pertenecen a bancos o están vacías. Y esta especie de legitimación de las usurpaciones de inmuebles le ha servido a un okupa de Guadalajara para defenderse durante su detención. “Yo sólo he usurpado y hasta Pablo Iglesias dice que se puede hacer”. Su abogado puede ahora argumentar que el hombre creía, gracias a las palabras de un miembro del Gobierno, que lo que hacía era legal. Tenemos unos dirigentes que son unas joyas.

Un okupa agradecido a Iglesias