AGUA PROBLEMÁTICA

|

El pasado jueves Ferrol, Narón, Fene, Mugardos y Ares vivieron una jornada angustiosa debia a la presunta peligrosidad para la salud del agua del servicio público. Una situación provocada, en gran parte, por falta del sentido de la gobernabilidad que mostraron los munícipes afectados, más por inexperiencia que por ineptitud. 
No se puede decir que no hay riesgo para la salud y al propio tiempo prohibir el consumo del agua, incluso para el lavado de alimentos, puesto que provoca más temor. Para comunicar a la población no basta con las redes sociales; lo más eficaz –se comprobó– es la megafonía –¿dónde estaba, por ejemplo, la de Protección Civil?– y la radio. 
La insolidaridad se manifestó en el acaparamiento de agua en los supermercados –¿no sería más eficaz vender una cantidad por persona?–. ¿Y quién va a pagar el gasto extra en agua potable? ¿Se efectuará un descuento en el recibo de Emafesa por cobrar en su totalidad un servicio no prestado? Estas son algunas reflexiones. ¿Hay respuesta?

AGUA PROBLEMÁTICA