Una jueza que nunca está canina de procedimientos

|

LA jueza Pilar “Perdóname que insista” de Lara sigue avanzando hacia la presidencia de honor de Adena. Su afán por conocer a fondo animales fantásticos como los Pokémon o Pikatchu le dio un primer impulso, pero el empeño en defender a la perra Katalina la ha lanzado definitivamente. Katalina es aquella cadela que resultó gravemente herida después de que unos okupas lucenses la tiraran por la ventana de “su” casa, lo que llevó a la magistrada a retirarles la custodia y prohibirles que se acercasen a menos de 500 metros del animal. Sin embargo, los antisistema nunca han sido muy amigos de respetar la ley y lo primero que hicieron fue ir al centro veterinario donde se recuperaba la mascota y llevársela, para lo cual intimidaron a los cuidadores. De Lara investiga esos sucesos y la cúpula de Adena le hace la ola y ouvea para darle ánimos.

Una jueza que nunca está canina de procedimientos