JAVIER OZORES: ESE CORUÑÉS

|

Tiene aspecto de sabio distraído, pero es un gallego burlón cáustico, inteligente y afable. Se llama Javier Ozores Marchesi y es título nobiliario por sangre, ancestros y elegancia natural. Cineasta de primera categoría, ha merecido premios y distinciones en el mundo de la cinematografía y en los más reputados festivales. Es un gastrónomo de gran clase y ha impartido enseñanzas gastronómicas en los mejores escenarios. Pero, además, el coruñés Javier Ozores es un escritor de gran fuste que domina los más variados campos de la literatura de creación y de la aplicación literaria de temas gastronómicos. ¿Por qué viene hoy específicamente a esta columna? Pues por el éxito increíble, inusitado y muy merecido de crítica y público logrado por su última creación literaria: “El ruedo invisible”, que fue presentado recientemente en La Coruña. Javier es dueño de una prosa literaria que me atrevería a tildar de casi periodística, rica en matices, prolífica en acontecimientos y cautivadora siempre. Su más reciente obra entronca con los mejores relatos que sin dejar de ser profundamente humano acierta de manera plena a entroncar con las esencias del mundo taurino que Javier, sorprendentemente, parece conocer a fondo y de plano.
Si plausible es la esencia y también el argumentario de la novela, no le van a la zaga los relatos complementarios intercalados en la historia esencial que nos resistimos a reproducir para no destripar la narración.
En suma, Javier, gran dominador del arte de narrar, es también maestro en el oficio de entretener y nos atrevemos a decir que sigue a la perfección la frase clásica de “deleitar aprovechando”. La novela que nos ocupa es la continuación en el tiempo y en el arte del buen escribir de un autor ya consagrado en anteriores obras propias.
Si la gastronomía no tiene secretos para Javier, la literatura propiamente dicha, tampoco. He aquí un hombre en un todo renacentista, una auténtica mente sana en un cuerpo sano.
Y, además, es coruñés. De pura cepa. Cordial enhorabuena.

JAVIER OZORES: ESE CORUÑÉS