El alcalde en la sombra impone en la Marea la doctrina Colau

|

ADA Colau, el último capricho de la burguesía catalana, es un ser poliédrico con tantas caras que es imposible descubrirlas todas: activista antidesahucios, alcaldesa, mecenas de okupas, separatista, paracaidista electoral, emisora de moneda, rebautizadora de calles, impulsora del Ejército de Catalunya, sectaria con las víctimas del terrorismo, promotora inmobiliaria de mezquitas, enemiga de los cruceros... y ahora también musa –política, eh, que no amorosa– de Iago Martínez, el Rasputín de Teis. El alcalde en la sombra encuentra la inspiración cada vez que pisa Barcelona. Allí se dio cuenta de que la oposición y el funcionariado estaban infestados de orcos; allí se dio cuenta de que para llegar a una hora decente si se viaja desde Alvedro hay que darse madrugones indecentes... Y ahora se ha dado cuenta de que machacar a los socialistas es una gran opción. La alcaldesa rompió con ellos por su apoyo al 155 y él ya tiene camelado a Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, para que los cabree y culparlos después de torpedear la labor de la Marea, nasía pa’ganá. Por ahí van los dos, como si caminasen por las Ramblas. foto: iago martínez, pensativo | aec

El alcalde en la sombra impone en la Marea la doctrina Colau