Una presión más para Audasa

|

Los gallegos somos muy afortunados. Tenemos carreteras que parecen corredoiras y, si no las queremos usar, podemos recurrir a una de las autopistas más caras de España. Desde luego el panorama es bastante triste y los intentos de la Xunta por crear redes alternativas y eficientes de comunicación, se centran en aquellos tramos fuera del eje Ferrol-A Coruña-Vigo. Así pues, que el Gobierno gallego haya decidido reducir el precio de los peajes en las autopistas de su titularidad y en determinados tramos horarios se puede entender como un intento de presión sobre Audasa, que sigue haciendo caja a costa de lo que los gallegos pagamos por circular con cierta seguridad. También es un modo de dejar entrever lo que sucedería si el Gobierno central, de una vez, hiciera caso a la petición del Parlamento gallego y entrega el control de la vía a la Xunta. Una pena que aquí gobierne el PP y no el PNV. De ser así, seguro que ya se habría transferido.

Una presión más para Audasa