El txakoli será el vino de La Rioja

|

Uno llega a un bar del paraíso del trilingüismo armónico, Sanxenxo-Sanchencho-Sangenjo, según se emplee el gallego, el castellano o el koruño, los tres idiomas más hablados en el lugar, pide unas xoubas, unas choubas o unas parrochas y el camarero sabe qué le pide y le sirve al instante una ración de sardinas pequeñas. A nadie se le ha ocurrido pedir que el Estatuto de Autonomía incluya una disposición transitoria donde se contemple la excepcionalidad del lugar y en los establecimientos haya traductores informáticos a disposición de los clientes. En La Rioja, en cambio, la situación es más complicada. Los socialistas pretenden que el nuevo Estatuto equipare el vascuence con el castellano. O sea, que uno entrará en un bar de Logroño y le servirán txakoli como vino de la casa y una tapa de marmitako. ¡Ay del que pida unas patatas a la riojana! Ah, y en el balcón del monasterio de San Millán de la Cogolla lucirá la ikurriña. Por cierto, ¿el santo era de Bilbao o de San Sebastián? Como no lo sepa Gonzalo de Berceo...

El txakoli será el vino de La Rioja